Por Valentinne Rudolphy
12 marzo, 2015

Un aplauso para los valientes que luchan.

Mi nombre es Laurel y tengo cáncer de mamas. Una persona le dijo a mi amiga que tú también lo tenías. Encontré un muy buen doctor, ¿sabes?“. Era la frase con la que Laurel Borowick tocaba puertas en 1997, cuando fue recién diagnosticada. Ella no quería una comunidad de apoyo en Internet y poco personal, y salió por sí misma a crear la suya.

Borowick es abogada, por lo que desde que supo sobre su enfermedad, su personalidad curiosa y persistente entró en acción, leyendo todo lo que encontraba sobre el cáncer de mamas. “Desde el primer día, me dediqué a investigar y a tratar de obtener información de todas las fuentes posibles“. A sus 42 años, no se dejó vencer, renovando por completo su estilo de vida, junto con dos procedimientos claves para su tratamiento: una masectomía y quimioterapia.

original

Su cáncer entró en remisión por más de una década, pero volvió a surgir el 2009, en su mama derecha. Desde este momento, su hija Nancy comenzó a documentar el proceso de su cáncer, justo cuando las cosas se pusieron más complicadas. El cáncer reapareció nuevamente el 2011, hasta que finalmente dos años más tarde, ya había hecho metástasis, propagándose hasta el cerebro de Laurel.

Comprendí que podía tener una recurrencia en el camino, pero que probablemente sería en una parte distinta de mi cuerpo, o en mi otra mama. Nunca se me ocurrió que el cáncer volvería en la parte reconstruida. Luego de la reconstrucción, viví un periodo de años en los que no tuve síntomas, y se suponía que estaba libre de cáncer. Pero la única cosa que había leído sobre la reconstrucción era el cómo vivir con ella. Que puede ser hermoso o no. Para mí, esa otra parte – la que no sabía – es mucho más importante. Esa parte significa la vida de una persona“.

20WEDDINGINLINE3-articleLarge

Hay una gran diferencia entre recibir ese primer diagnóstico (tus primeras experiencias, el primer año de tratamiento, evaluación y todo lo que tienes que vivir como nueva paciente de cáncer) y tener una recurrencia“.

Hoy en día las expectativas de vida para pacientes como Laurel son más altas, pero no por eso es más fácil. En especial aquellas que tienen cáncer metastásico en fase IV.  Es una dura realidad por enfrentar ha sido reflejada en la serie fotográfica de la hija de Borowick, llamada “Cáncer familiar, en curso“, publicada el 2013 en la revista Times, que ayudó a que muchas personas se atrevieran también a compartir su testimonio.

original-(2)

Tuve que acostumbrarme a poder mirar las fotos, porque mi primera reacción – sabiendo que iban a usarlas en una exhibición y que obviamente haría un gran espectáculo de algunas de ellas – fue que el público general iba a ver mis pechos. Pero oí a Nancy hablar del proyecto y, poco a poco, en vez de ver mis partes privadas expuestas, sentí que era algo bueno. Algo que podría tener un efecto sobre alguien que tuviera miedo o se sintiera sola. El proyecto de Nancy para mí significó una metamorfosis: ver algo y comenzar a verlo después desde un ángulo distinto“.

Cuando se publicó, muchas personas dijeron que les gustó o que les encantó. Pero lo que muchas más personas hicieron fue compartir sus propias historias, lo cual fue realmente significativo para mí. Pareciera ser que no tenemos muchas válvulas para liberarnos, y sin embargo tenemos una gran riqueza de historias. Recibimos llamadas telefónicas y cartas, muchas personas quisieron ponerse en contacto y compartir, lo cual fue maravilloso. Fue una cadena de apoyo para mí y para ellos“.

original-(1)

Captura de pantalla 2015-03-10 a las 10.31.03

Captura de pantalla 2015-03-10 a las 10.32.59

Captura de pantalla 2015-03-10 a las 10.34.48

Citas de Huffintong Post & Imágenes de Nancy Borowick.

Te puede interesar