Por Andrea Araya Moya
8 abril, 2015

Un cabello sedoso y brillante también dependerá de la manera en que lo laves.

Es algo que todas hacemos prácticamente todos los días, pero, ¿podría ser que la razón por la que nuestro cabello no se ve bien es porque no sabemos lavarlo?

El que tu pelo se sienta suave como la seda después de una visita al salón de belleza no es pura coincidencia; ocurre así porque los peluqueros están cuidadosamente entrenados para lavar y acondicionar el pelo usando un método probado y testeado.

Existe una forma equivocada de lavar el pelo, y hacerlo mal puede transformar tu pelo de sedoso y brillante a dañado y apagado. Es por eso que es importante que tomes nota de los siguientes consejos primordiales para que no tengas que preocuparte por si tu cabello se ve opaco y sin vida.

wash2

Lávate el pelo correctamente

Se debería tener mucho cuidado al lavar el pelo, ya que podrías pensar que al refregarlo con fuerza lo dejarás más limpio, pero eso es falso. Aplicar demasiada presión sobre el cuero cabelludo puede resultar en un pelo más grasoso. No refriegues el cuero cabelludo muy vigorosamente, pues esto estimulará la secreción de grasa de las glándulas sebáceas.


No confíes en un solo champú

¿Creías que un champú común y corriente te daría el cabello de tus sueños? Estabas equivocada. Sometemos al pelo a mucho durante una semana, así que tanto como podrías exfoliar tu piel una vez a la semana para remover las células muertas, lavarte el pelo con un champú clarificante permitirá que tu pelo y cuero cabelludo respire.

Además, también es esencial incorporar tratamientos para el cuero cabelludo al régimen de cuidados, pues es aquí donde se producen los nutrientes para respaldar un crecimiento sano.

wash1


Nunca lo cepilles después de la ducha y usa agua tibia

Debes procurar no usar agua muy caliente para lavar tu cabello, pues esta provoca que el cuero cabelludo se dañe y tu pelo se reseque y pierda brillo. Por otro lado, tu cabello es mucho más frágil cuando está húmedo, por lo cual te recomiendo que siempre lo peines una vez que esté seco, a menos que tengas a mano un peine de cerdas gruesas, que son menos agresivas para tu pelo húmedo.

Como último dato, aplica un chorro de agua fría al final de tu ducha, pues ésta cierra las cutículas, ayudándote a obtener un pelo más sedoso y brillante.


No permitas que el champú pase por las puntas

La manera correcta de aplicar el champú es que pongas un poco del producto en la palma de tu mano y luego lo apliques distribuyéndolo en tu cabeza, pero sólo en la raíz, dejando que sólo la espuma alcance las puntas, pues si aplicas champú directamente sobre las puntas harás que éstas se resequen más rápido.

wash3

Visto en Daily Mail & Imágenes de We Heart It

Puede interesarte