Por Emilia García
7 octubre, 2014

“Es mi cuerpo, debería ser me decisión, y el hecho que no sea así, es absolutamente repugnante”.

Jennifer Lawrence ha roto su silencio sobre la filtración de fotos desnudas de varias celebridades femeninas, incluida ella, ocurrida hace  poco más de un mes. La actriz de “Los Juegos del Hambre” apareció en la portada de noviembre de Vanity Fair’s y habló sobre el incidente que la tiene muy afectada.

Jennifer-Vanity-Fair-2-2014
Entrevista a Jennifer Lawrence en Vanity Fair.

“Esto no es un escándalo. Es un delito (…) Es repugnante. La Ley tiene que ser cambiada y nosotros también debemos cambiar”, afirmó. “Solo porque yo soy una figura pública, solo porque soy una actriz, no significa que yo pedí esto”.

Lawrence también agregó que luego de la filtración ella casi dio a conocer un comunicado, pero todo lo que se le ocurría la perturbaba demasiado.“Empecé a escribir una disculpa, pero no tengo de qué disculparme”, dijo.

Lawrence va directo al corazón de la materia:

“Cualquier persona que haya mirado esas fotos, está perpetuando un delito”. “Deberían encogerse de vergüenza”, afirmó Lawrence.

También destacó un hecho que le preocupaba – que la invasión a su privacidad no sólo la hizo gente al azar de internet.

“Incluso gente que yo conozco y aprecio, me dijeron: ‘Oh, sí yo vi las fotos’- Yo no quiero enojarme, pero al mismo tiempo pienso ‘Yo no te dije que tú podías mirar mi cuerpo desnudo”.

Jennifer-Lawrence-21

Sus comentarios han hecho eco en varias celebridades y medios de comunicación. Porque Lawrence no escatimó en palabras para los responsables. “Sólo el hecho de que alguien pueda ser explotada y expuesta del modo que se hizo, y que el primer pensamiento de una persona sea que va a sacar provecho de eso (…) Es tan lejano a mí. Simplemente no puedo imaginar ser alguien tan irreflexivo, descuidado y vacío por dentro”.

Sin duda los argumentos continuarán acumulándose, diciendo que las celebridades no merecen una vida privada, o que en secreto se están beneficiando a ellas mismas y que se lo merecen. Sin embargo, Lawrence demuestra que esos argumentos no tienen sentido. Celebridades o no, estas personas son mujeres reales. Y ellas se merecen algo mejor.

Original. 

Puede interesarte