Por Andrea Araya Moya
12 junio, 2015

Es un obstáculo que tarde o temprano tendremos que superar. 

Lo odié. Era increíble lo mal que me sentí y todo lo que tuve que sufrir en ese momento. Era casi como si estuviese en una dimensión desconocida sin poder salir ni volver a mi realidad. Era simplemente insoportable. Me sentía perdida y muy mínima, como cuando ves que el mundo que tienes en frente es desconocido y demasiado grande para tu alcance. Y muy dentro de mí me preguntaba ¿para qué me servirá esto? ¿para qué tanto sufrimiento? Estaba segura de que quizá habría sido mejor jamás haber pasado por esto, pero tiempo después entendí. A veces es necesario pasar por el peor momento de tu vida, pues te marca y te cambia.

momento3

Felice Adolfsson

“Subirás con más fuerza a la superficie cuando toques fondo”. En realidad antes no le tomaba el sentido a esta frase, pero luego de entender cuánto puedes cambiar luego de un mal momento, comprendí. Todos pasamos por ese momento que nos cambia la vida, que marca un antes y un después. Que nos enseña y logra definirnos luego de haberlo superado. Es una batalla que tarde o temprano tendremos que superar, y por mucho que te preguntes, es simplemente porque en la vida es necesario que pase.

momento2

@Beba

Es un misterio, claro, pero pronto entenderás que fue absolutamente necesario. Aprendes y comprendes. Te haces más fuerte y estás más alerta para la próxima. Tu corazón se expande y tu alma se nutre. Porque pasar por el peor momento de tu vida no es tan malo después de todo. Vale la pena, pues, sin duda, el cambio y las consecuencias que tendrás serán incluso mucho mejores que si no hubiese pasado nada.

Te haces invencible y logras ver la vida desde otra mirada, una más alta, más fuerte y con mucho más coraje para enfrentar lo que queda de vida.

Puede interesarte