Por Teresa Donoso
12 febrero, 2016

La chica había hecho un pedido a través de la aplicación de la compañía y el hombre aprovechó para conseguir su número personal. En Domino’s Pizza lamentaron profundamente la situación.

Con la popularidad de la tecnología y la facilidad con la que las aplicaciones logran hacernos la vida más fácil, no es difícil imaginar que muchos de nosotros prefiramos pedir nuestra comida a través de este método que llamar a la pizzería más cercana. Eso fue lo que Imogen Groome de 22 años pensó una noche cualquiera al llegar a su casa cerca de la medianoche. La chica estaba cansada y hambrienta, por lo que decidió que pedir una pizza sería la mejor opción.

9548
SWNS / Imogen Groome

Sin embargo, las cosas se pusieron extrañas en cosa de minutos. Imogen acababa de hacer su pedido cuando comenzó a recibir extraños llamados del repartidor de pizza que la joven describió al diario online The Tab:

“Recibí una llamada y lo único que escuchaba era un tipo riéndose al otro lado del teléfono. Me dijo, ‘Hola, soy de Domino’s’ y después se comenzó a reír a carcajadas. Le pregunté si estaba fuera de mi casa pero cuando me asomé a la puerta no estaba allí”.

El relato se vuelve incluso más escalofriante pasado este punto:

“Estuve fuera de la casa durante 10 minutos hasta que lo vi llegar, venía manejando como un loco con la pizza”.

Lo peor fue que después de 20 minutos de la entrega, este sujeto decidió utilizar su número telefónico para enviarle mensajes de forma privada. Está de más decir que este es un mal uso de información privada y que los números que se reciben a través de la aplicación se utilizan sólo para confirmar la dirección de entrega.

9550

Los mensajes del sujeto ni siquiera tenían sentido.

En los mensajes el repartidor de pizza le repetía varias veces lo bella que era, y aunque Imogen intentó mantenerse casual, la verdad es que se sentía bastante intimidada. De hecho, llegó al punto de temer por su seguridad debido a que el hombre no sólo conocía su número de teléfono, sino que también su dirección.

 

9549

Los mensajes terminaron abruptamente una vez que Domino’s se dio cuenta del asunto y comenzó a investigar el incidente. La compañía decidió desvincular al hombre de sus funciones debido a su comportamiento poco profesional.

Imogen aclara que aunque fue una situación incómoda, no deseaba que este hombre perdiese su trabajo:

“Me di cuenta de que es algo que no sólo me puede pasar a mi, le puede pasar a otras personas. No quería que este hecho se repitiese con otras chicas y otros mensajes de texto. No era mi intención que lo despidieran. Domino’s me preguntó si quería algo a cambio y dije que no. Hubiese preferido que sólo le dieran un castigo”.

En Domino’s Pizza se disculparon sentidamente por esta situación:

“Lamentamos la experiencia de Imogen, fue totalmente inaceptable. Estamos investigando el asunto y el conductor ha sido dado de baja. Estamos en contacto con Imogen para solucionar este problema”.

**Los mensajes de texto fueron traducidos al español.

Puede interesarte