Por Juan David Montes
2 septiembre, 2016

Om, sí.

Son pocos los días libres de los que puede disponer una persona común cada año, así que más vale aprovecharlos bien. Es por esto que planear unas buenas vacaciones resulta tan importante. Un estudio reciente comparó los beneficios físicos y psicológicos de las vacaciones con los que otorga la meditación durante periodos de tiempo similares.

El estudio contó con la colaboración de 94 mujeres saludables de 30 a 60 años.

30 de ellas tenían experiencia en la meditación y fueron llevadas a un retiro de seis días en un hotel ubicado en California.

Las otras 64 mujeres que no eran expertas en meditación se dividieron al azar en dos grupos: la mitad sencillamente disfrutaría de unas vacaciones comunes mientras que la otra mitad asistió a un programa de entrenamiento en meditación a cargo del Chopra Center for Well Being.

Antes y después del experimento se recolectaron muestras de sangre y se hicieron encuestas de bienestar a las integrantes de los tres grupos.

Los principales cambios encontrados después del experimento se relacionan con mejoras en la reacción del cuerpo ante el estrés y el funcionamiento del sistema inmune para quienes tuvieron la oportunidad de meditar.

Las mujeres que aprendieron técnicas de meditación por primera vez reportaron una reducción en los síntomas de depresión y estrés con respecto a quienes tomaron las vacaciones convencionales.

Rudolph Tanzi, uno de los autores del estudio, mencionó en un comunicado que los beneficios de la meditación no se limitaron a la salud física de las participantes:

“Basados en los resultados, el beneficio que experimentamos de la meditación no es estrictamente psicológico; hay un cambio claro y cuantificable en el funcionamiento de nuestros cuerpos”.

No importa si no tienes dinero para pagar un hotel cinco estrellas, lo mejor que puedes hacer en vacaciones es meditar.

Puede interesarte