Por Teresa Donoso
22 abril, 2015

Ya no necesitamos más excusas, somos las reinas de la noche y nos sentimos orgullosas.

Mucho hemos escuchado sobre los beneficios de dormir y lo bien que le hace a nuestro cuerpo. Siempre se nos ha recomendado dormir de 7 a 9 horas dependiendo de nuestro nivel de actividad física y edad y es probable que por años hayas seguido esta indicación al pie de la letra. Son cientos las personas que se ven beneficiadas con estos horarios, particularmente quienes trabajan en horarios de oficina desde las 8 am en adelante, sin embargo, podría ser que lo que necesitemos sea lo opuesto. Así es, me escucharon bien. Un estudio de la Universidad de Madrid busca poner de cabeza toda la teoría que habíamos escuchado hasta este momento y cambiar la forma en la que vemos nuestras sagradas horas de descanso.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron los patrones de descanso de 1.000 adolescentes donde se evaluaba su desempeño general en el colegio y su nivel de inteligencia. Luego, se consideró las horas en las que dormían para poder categorizarlos. Como resultado se obtuvo que un 25% de la muestra se levantaba y acostaba temprano, un 32% prefería las horas nocturnas para estudiar y el día para dormir. El resto de los adolescentes tenían hábitos poco consistentes, levantándose a veces temprano y a veces tarde según como se sintieran.

190
Fuente: We Heart It

Sorprendentemente, el estudio llegó a la conclusión de que quienes se acostaban más tarde tenían un mejor racionamiento, una inteligencia general mayor y un mejor desempeño académico. De la misma forma, tenían mayores posibilidades de conseguir mejores trabajos y tener ingresos más altos que quienes se levantaban temprano. Es posible que, después de todo, estudiar de noche para tus exámenes no haya sido tan mala idea.

Por lo demás, otra investigación indicaría que quienes gustan de acostarse más tarde y hacer más cosas durante la noche tendrían esta inclinación porque dentro de su sistema nervioso tendrían un mecanismo que les permite «un segundo round» o volver a tener toda la energía del mundo. Sí, los estamos mirando a ustedes, a los que de noche repentinamente tienen ganas de cocinar toda la comida del mundo, limpiar todas las habitaciones o simplemente practicar sus hobbies favoritos mientras que los demás no podemos evitar quedarnos dormidos donde sea porque ya no hay luz solar para despertarnos.

189
Fuente: We Heart It

Si bien todo lo anterior parece un buena idea, no olvides que parte de cuidar de ti misma tiene que ver con asegurarte de dormir lo suficiente, sin importar si en tu caso son 6 horas o 10, por lo que no estaría de más tener un registro de las horas que duermes y como te sientes o incluso conocer un poco más acerca de tu ciclo del sueño para diseñar horarios que te permitan rendir más y sentirte más descansada. Sea cual sea tu estilo a la hora de dormir, lo mejor es escuchar tu cuerpo y si finalmente eres de esas personas que no pueden evitar levantarse y acostarse con el sol, adelante, la noche es tuya para dormir.

Puede interesarte