Por Carolina Mila
16 enero, 2015

Artículo escrito por Kathy Radigan para Scary Mommy.

 A pesar que me cuesta creerlo, soy la madre de un adolescente. De hecho, Tom va a empezar segundo medio en septiembre.

Los años han pasado tan rápido que realmente siento que la semana pasada estaba tomando las fotos de su graduación de prekinder, el día siguiente ya estaba en segundo básico y de repente, un salto gigantesco, ya estaba en enseñanza media.

Los días de juegos en las casas de sus amigos fueron remplazados con salidas a comer sushi, al cine o a dar vueltas por ahí con sus amigos. Solo. Sin supervisión adulta.

En lugar de conversar con los papás de sus amigos en la mesa de la cocina con un café, me toca hacerles señas desde el auto.

Los tiempos están cambiando.

Cada vez que mi familia o amigos me preguntan sobre Tom y se sorprenden que ahora es un adolescente, el tema del alcohol y las drogas siempre sale a conversación. Como por ejemplo, ¿Cómo voy a lidiar con la primera vez que llegue a casa ebrio? 0, ¿qué haría si me entero que está consumiendo drogas?

Estas preguntas siempre me sorprenden un poso, porque simplemente se asume que Tom va a probar estas cosas. De hecho, la respuesta más común de mi familia y amigos es que por supuesto que lo hará.

hijoadolescente4

Para decirles la verdad, me molesta de sobremanera esta mentalidad. Y si fuera una niña el día de hoy, la encontraría súper confusa.

Desde que Tom iba en kínder, en el colegio le han estado enseñando que el alcohol y las drogas son elecciones peligrosas. Ha tenido que leer libros y ver películas sobre cómo el alcohol afecta su capacidad de emitir juicios y hace más fácil entrar en comportamientos peligrosos, tales como sexo desprotegido y conducir bajo la influencia de sustancias ilegales.

En octavo básico, su profesor de educación de salud le hizo escribir a todo el curso una carta a sus futuros yo donde se prometían que no iban a fumar, tomar o tener sexo sin protección en enseñanza media.

Sin embargo, la mayoría de los padres han aceptado la conclusión que sus hijos van a incurrir en comportamientos peligrosos.

He sido acusada de vivir en la tierra «de las fantasías» cuando digo que pienso de manera distinta. “Los niños van a ser niños”, dicen algunos. Otros añade, “después de todo, nosotros también lo hicimos”.

¿En serio? ¿Estos son los criterios a partir de los cuales vamos a educar a nuestros niños?

Lo entiendo. Mi hijo está creciendo y le va a tocar tomar decisiones por el mismo.

Quiero que él abra sus alas y descubra quien es. Y, a pesar de que algunas personas creen que yo vivo bajo una roca, yo sí sé que él va a cometer errores en el camino.

Pero, quiero que él sepa cuál es mi posición sobre comportamientos que en el mejor de los casos son riesgosos, y en el peor, son ilegales o un riego para su vida.

No quiero nunca que mi hijo diga que no fui clara sobre mis sentimientos en lo que respecta este tema, así que los voy a escribir aquí para que todos los puedan ver.

hijoadolescente2

Querido Tom,

La edad legal para consumir alcohol en este país es 21. Quiero que sepas que nunca te permitiremos consumir alcohol en nuestra casa o en nuestra presencia hasta que cumplas esa edad. Quiero que también sepas que nada bueno ha ocurrido cuando hay un grupo de adolescentes tomando. Es una receta para todo tipo de desastres.

Si decides tomar, no solo vas a romper las reglas de esta casa, sino que también vas a romper las leyes.

Si te detienen porque estás manejando bajo la influencia de alcohol o la policía llega a una fiesta donde has estado tomando, tal vez te encuentres en una posición en la que no te podamos proteger.

Siempre llámame a mí o a tu papá. SIEMPRE. Sin importar lo que hayas hecho.

Nunca sigas una mala decisión con otra peor porque tienes miedo de defraudarnos o hacernos enojar.

¿Vamos a estar contentos? Por supuesto que no. Pero preferiríamos que tú y cualquier amigo que esté contigo vuelvan a casa seguros, en lugar de recibir una llamada diciendo que NUNCA vas a volver.

Déjame dejarte claro que el hecho que te amamos y vamos siempre a estar al lado tuyo no significa, de ninguna manera, que vamos a quedarnos parados al lado tuyo mientras haces cosas que no son buenas para ti.

Hay personas que te dirán que tus papás son irrazonables y absolutamente no realistas. Algunos te dirán que eres un adolescente y que uno de los ritos de pasaje es embriagarse. Tal vez incluso te deleiten con historias de sus errores de juventud.

Escucha a tu propio corazón y confía en tus instintos. Quiero que también sepas que no hay nada genial en despertarse cubierto en tu propio vómito o tener una multa por manejar bajo la influencia del alcohol antes que de tener 18 años.

Tu padre y yo estamos muy orgullosos del hombre en que te estás convirtiendo. Te amamos tanto que no nos importa si nos odias. Ese es nuestro regalo para ti, somos tus padres, no tus amigos.

Te amaré siempre,

Mamá

Visto en Huffington Post

 

Puede interesarte