Por Carolina Mila
27 diciembre, 2014

Desde hace cinco años funciona en Kabul, la capital afgana, la improbable escuela de skate Skateistan, donde el 40% de sus alumnos son niñas.

Gracias a esta escuela con cerca de 500 alumnos, Afganistán, un país donde se le dispara a las niñas que quieren estudiar, paradójicamente se ha convertido en el país con mayor participación femenina en el skate que cualquier otro país del mundo.

En una parte del mundo donde a las niñas ni siquiera se les permite andar en bicicleta, esta es una estadística bastante impresionante.

Captura de pantalla 2014-12-22 a la(s) 17.06.11

Pero ¿cómo se creó esta escuela?

Todo comenzó en el 2007, cuando el patinador australiano Oliver Percovich, visitó Afganistán por primera con sus tres patinetas. No pasó mucho tiempo antes de verse rodeado por niños deseosos de aprender a andar en patineta y su misión se volvió clara. Desde entonces, Olly vive de forma permanente en Kabul y junto a su equipo dedica su vida a Skateistan, una organización no gubernamental sin ánimo de lucro donde los niños no solo pueden aprender en nuevas instalaciones a montar tabla, sino que además ofrece clases en áreas creativas y temas medioambientales.

Captura de pantalla 2014-12-22 a la(s) 18.42.15

Este es un lugar en el que 6 días a la semana, los niños, que conforman el 70% la sociedad afgana, pueden estar seguros a la vez que aprenden en un ambiente supervisado y con seguridad privada. Entre los estudiantes además hay niños de la calle, refugiados y jóvenes con discapacidades que se benefician del currículo especial del programa.

Lamentablemente, hay obstáculos evidentes para enseñar a niñas en un país como Afganistán, pero esta ONG ha trabajado muy de cerca con la comunidad y gobierno local para ganarse su consentimiento y apoyo. Sucede, que los afganos consideran mayoritariamente que usar la patineta es una actividad que las niñas pueden realizar, aunque para respetar la ley local, deben recibir sus clases en días distintos a los niños en el parque de patineta, y solo con mujeres instructoras. La escuela Skateistan también provee de transporte para las niñas para hacer que su asistencia sea más fácil y segura.

Captura de pantalla 2014-12-22 a la(s) 17.01.20

Si bien se mantienen las actividades de patineta lejos de las calles de Kabul tanto como es posible, la escuela no ha podido escapar de la realidad de una zona de guerra. Así es como la escuela ha perdido estudiantes y voluntarios en ataques suicidas y fuegos cruzados.

La esperanza que tiene Oliver Percovich con Skateistan es romper el ciclo de violencia que rodea a los niños en su ciudad y darle las herramientas y las perspectivas necesarias para cambiar ellos mismos su futuro.

413x620xskateistangirl.jpg.pagespeed.ic.-6N-smgyypC1ly59Z3GV

Desde que se creó Skateistan oficialmente en el 2009, la organización abrió nuevas escuelas en Pakistán y Cambodia, así como en Mazar-e-Sharif, Afganistán.

En el 2009 se filmó en Kabul una película documental sobre la escuela que ganól en el 2011 el premio a al Documental de Más Valor en el “Cinema for Peace” de Berlín. Skateistan: Four Wheels and a Board in KabulK (Skateistán: Cuatro Ruedas y una Tabla en Kabul”) está disponible para ser descargada en iTunes o en línea aquí.

Descubre cómo puedes ayudar apoyando a esta misión pionera: puedes desde comprar una camiseta hasta ser voluntario en una de las escuelas.

Captura de pantalla 2014-12-22 a la(s) 17.00.22

Skateistan.org

Visto en Messynessychic.com y Skateistan.org

Puede interesarte