Por Camila Cáceres
22 marzo, 2017

“Estoy enfermo y la idea de que me atraparan me excitaba”.

Una amiga de Sophia Sadoughi le preguntó abruptamente si había revisado su Snapchat desde ayer. Sadoughi había dejado el móvil cargando por la noche y no entendió la pregunta hasta ver sus notificaciones: Docenas de extraños querían seguir sus imágenes. Le preguntó a su amiga de qué iba esto, pero ella sólo sabía que había comenzado la noche anterior.

Facebook

Pronto descubrieron que los desconocidos venían de 4Chan, el foro anónimo que cada vez se vuelve más famoso por hacer de hogar para una retórica de puro odio. Y es que allí alguien había organizado un espacio para compartir algo más peligroso que fotos íntimas: Información.

Cientos de jóvenes se reunían a compartir datos y fotos de sus propias, supuestas, amigas para “recomendárselas” a completos desconocidos.

Sophia y su amiga se quedaron horrorizadas, pero tuvieron la fortaleza para investigar un poco y notar que el mismo hombre que las “recomendaba”, recomendaba a tres otras chicas. Sophia conocía a una, su amiga conocía a otra y lentamente descubrieron el único factor común entre todas ellas:

Ren Bostelaar.

Youtube

Ren es un comediante, famoso por su trabajo en el popular Twitter @stats_canada, donde publican chistes como “ESTE TUIT NO ESTÁ DISPONIBLE EN TU PAÍS” o “Canadá exporta el 73% de sus Ryan atractivos”. Gracioso, ¿no? Sin embargo, a Bostelaar no se le ocurrió nada ingenioso cuando Sadoughi lo enfrentó con la verdad. Trató de negarlo, por supuesto, patéticamente, hasta que otra de las chicas le dijo que ya lo sabían.

Finalmente, Bostelaar decidió pedir perdón. Más o menos:

Facebook

“¿Por qué lo hiciste, por qué se lo hiciste a mujeres que confiaban en ti? ¿Qué me asegura que no lo vas a hacer de nuevo?”

“Estoy escribiendo una publicación larga para Facebook”.

“Estoy enfermo y la idea de que me atraparan me excitaba”.

“He hecho que otros se sientan inseguros y lo peor es que he herido a mi esposa y a mi familia”.

“Voy a volver a terapia, le daré acceso total a mis cuentas en redes sociales y teléfono/computadora a alguien en quien confío y responderé directamente por lo que hice a todos aquellos cuya confianza traicioné”.

Sin embargo, luego de esa conversación, sus cuentas desaparecieron, eliminadas o con (irónicamente) privacidad al máximo.

Una de sus ex-novias habló con el Star de Toronto para revelar que Bostelaar habría publicado en Internet algunas de sus fotos íntimas:

“En estos foros nos discuten como objetos sin valor, nos llaman prostitutas e intercambian nuestra información como si fuéramos tarjetas de baseball. Incluso subastan o intercambian las fotos de desnudos que tienen guardadas. Perdí mi fe en la humanidad y los hombres en las pasadas 24 horas”.

Otra de las mujeres declaró haber estado recibiendo mensajes extraños, pero que no fue hasta ver la disculpa de Bostelaar que supo lo que estaba pasando.

Aaron Harris / Star

El abogado de Bostelaar le dijo a los medios que su cliente no habría publicado jamás nada que no haya estado en alguna red social como Facebook, Reddit o Tumblr y que “no liberó los detalles de las vidas privadas de estas mujeres con mala intención”.

¿Qué será “mala intención” para este abogado?

Es relativamente moderno, pero el crimen de compartir la información personal, aunque no necesariamente privada, de la gente con fines dañinos se llama “doxxing” y es penado por la ley en algunas partes del mundo.

Mucha gente tiende a responder con “¡Pero si ellas públican esas cosas!”, ¿pero qué sentirías tú si alguien fuera por ahí compartiendo quienes habitan tu casa, los horarios en que se mueven y la dirección, todos datos perfectamente públicos? ¿No te sentirías inseguro e indignado?

Actualmente, Stats Canadá y varias otras empresas que trabajaban con Bostelaar criticaron sus acciones y se desligaron de sus servicios.

“Estamos consternados y profundamente preocupados por las recientes acciones de Ren Bostelaar. Este tipo de comportamiento es completamente inexcusable y no refleja los valores de Stats Canadá. Nuestros pensamientos están con todos a quienes esto allá afectado”.

Posted by Sophia Sadoughi on Wednesday, September 7, 2016

¿Qué opinas? ¿Es el “doxxing” un delito?

Puede interesarte