Colaboración por Camila Torres
Trabajadora Social. Mitad carne y mitad sueños. Coleccionista de experiencias y amante del amor.

Hoy te pienso, te sueño, pero ya no te espero.

En este momento estaríamos viviendo juntos, pero fueron múltiples los errores de ambos los que provocaron que poco a poco se comenzara a formar la brecha que nos dividiría. Pero ver que yo esperé tanto de la vida y del destino para que nos uniera, mientras tú continuabas con tu vida, me hizo ver lo egoísta que he sido, cómo me he anulado por esperar a quien se ha ido y que, posiblemente, ya no me ama.

[jwplayer mediaid=”35018″]

deje3

Julia Serafini

Qué gran dolor se sintió saber que tan lejos estás, pues decidiste viajar para gritar libertad, “¡volar!” como siempre tu alma lo pidió, pero no negaré que duele ver que fue un adiós de esos que ninguno de los dos quería dar.

deje2

Sylwia Malec

Cuando he visto que el lugar de nuestros sueños fue compartida con alguien que, sé, hoy es parte de tu presente. Hoy te pienso, te sueño, pero no te espero, porque, aunque en su momento me dolió, amo ver que eres libre, que vuelas y que tus ojos color paisaje están viendo los más hermosos lugares en todos tus viajes. Hoy no te espero, pero eso no quiere decir que no te ame como siempre.

deje4

Letícia Silvério

Y, para aquellas personas que están sintiendo ese gran vacío que te rompe en mil pedazos, que vuelan por todo el espacio y hacen que tu alma grite en silencio y que por alguna circunstancia también han esperado a quien tanto se ama, pero no llegará, recuerden que el amor también es soltar y desear lo mejor. Que el amor no mide tiempo ni distancia cuando es verdadero, pero que no podemos renunciar a nuestra misión de vida. SER FELIZ, y para ello no podemos dejar nuestros sueños.

Recuerden, antes de esa persona teníamos un plan de vida, y ése es aquel que debemos de continuar.