Por Diego Cid
19 mayo, 2017

Una de las fantasías más famosas podría no “terminar” como te lo esperas…

Se le conoce como el Club de la Milla Aérea (Mile High Club) y es una de las agrupaciones más exclusivas de las que se puede ser miembro. Para participar no debes pagar un monto -salvo por el pasaje del avión- ni recibirás algún tipo de identificación. Tu premio será mucho mejor, porque es el club de los que se han atrevido a tener sexo a bordo de un vuelo. Cuando digo que es exclusivo me refiero a que puede resultar ser una tarea realmente difícil.

Y estas historias están aquí justamente para comprobarlo. Porque encontrarse en el baño del avión y tener sexo puede sonar simple, pero en la práctica, y evitando ser descubiertos o interrumpidos, es realmente difícil. O sea, yo no lo sé, me lo contó un amigo de un amigo.

1. La manta que espanta

“Mi novia y yo estábamos viajando a Florida por las vacaciones y llevé mi manta en el equipaje de mano. Cuando la persona junto a nosotros fue al baño, lo hicimos ahí mismo, bajo dicha manta. La adrenalina fue genial y terminamos haciendo lo mismo en nuestro vuelo de regreso desde Florida”.

nataliez23

Mara Parra / UPSOCL

2. #SorryNotSorry

“Mi novio me masturbó bajo una manta en el avión. Al regresar, lo sobé a él, también bajo la manta. Mis disculpas a las auxiliares de vuelo”.

flybiknight


3. Los pistoleros más rápidos del oeste

“Estaba saliendo con un chico hace un tiempo. Estábamos en un vuelo nocturno de regreso a casa desde Las Vegas y decidimos intercambiar mamadas. No fue tan difícil, el avión estaba oscuro y todos alrededor de nosotros dormían… la emoción del asunto fue lo que hizo que disparáramos bastante rápido”.

whatthe3825


4. Misión Cumplida

“Era noviembre del 2005, en algún lugar sobre el Océano Atlántico. Volvía en un vuelo nocturno desde Nueva York a Londres. Mi entonces novio (ahora esposo) y yo nos colamos en el baño para personas con discapacidad, ya que tenía más espacio, y tuvimos sexo. Por suerte no nos atraparon y nos unimos al club de la Milla Aérea”.

rssd

Mara Parra / UPSOCL

5. Piloteando solo

“Cuando vuelo nunca estoy cerca de nadie en quien pueda estar interesado en tener sexo, pero sí me masturbé en el baño. Estaba muy cansando en el vuelo y suelo dormir mejor después de ‘descargarme’, así que decidí resolver el problema”.

Chucky Wun, Facebook.

Mara Parra / UPSOCL

6. Misión -apenas- cumplida

“Hace aproximadamente un año atrás, mi novia y yo estábamos en un vuelo de regreso desde Inglaterra. Eran las 3 a.m. y estábamos ‘sintiendo la vibra’. Mientras todos estaban durmiendo, nos metimos al baño e hicimos nuestro asunto. Fue entretenido, pero estoy seguro de que despertamos a muchos porque cuando salimos, escuché dos o tres personas murmurar”.

Kara Sims, Facebook

Mara Parra / UPSOCL

7.  Perdiendo el control de la aeronave

“Soy una auxiliar de vuelo. Una vez presencié una pareja que se conoció antes del vuelo. Se subieron y ni las otras sobrecargos ni yo nos dimos cuenta de que habían bebido. En medio del vuelo, empezaron a besarse en sus asientos y sacarse la ropa antes de que pudiéramos detenerlos de llevar las cosas al siguiente nivel”.

Katie Darden, Facebook

Mara Parra / UPSOCL

8. Vuelo a ciegas

“Estaba sentada junto a un tipo que no conocía, pero estábamos coqueteando demasiado. Terminó moviendo su mano entre mis piernas y le masturbé a través de los pantalones. El también me tocó. Todo pasó mientras el tipo que estaba sentado junto a la ventana estaba durmiendo boquiabierto. Cuando el avión aterrizó me empujó contra de la manga del avión, me besó y nunca más nos volvimos a ver. CALIENTE”.

shmangela

Mara Parra / UPSOCL

9. ¿Qué se servirá?

“Mi novio y yo teníamos la corrida sólo para nosotros. Bajé la bandeja y pretendí que estábamos abrazándonos, pero en realidad le estaba haciendo terminar”.

cydneyl

Mara Parra / UPSOCL

10. Una aventura de altura

“Estaba en un vuelo nocturno a mi casa en Inglaterra desde Dallas y masturbé a mi novio al descubierto. Esperamos hasta las 2 a.m. cuando todas las luces estaban apagadas y la sobrecargo había dejado de pasearse. Mientras lo hacía, lo llamé ‘papi’ y él mordía su almohada para no meter ruido, justo al lado del abuelito que dormía junto a él”.

rivvy


11. Zac Efron

“Estaba viendo una película en el avión y bueno, tenía muchas escenas de Zac Efron sin camiseta. Esperé a que mis dos compañeros de asiento estuvieran dormidos, me cubrí con una manta gruesa y me masturbé. Estaba asustado de que la altitud pudiese causar estragos en mi tubo para eyacular, pero todo salió bien”.

booksandfashion

Mara Parra / UPSOCL

12. ¿Y a mí qué?

“Como azafata, he visto cosas realmente perturbadoras. Una vez un tipo decidió ‘pulir el pomo de su puerta’ en un asiento de pasillo, junto a extraños, con todos despiertos alrededor de él. No tenía nada tapándole tampoco. Cuando le atrapamos él ni siquiera lucía avergonzado”.

Katie Darden, Facebook

 

Mara Parra / UPSOCL

13. Una escala inesperada

“En nuestro vuelo a Miami, mi novio y yo queríamos unirnos al Club de la Milla Aérea. Fue un baile bastante incómodo de ida y vuelta al asiento desde el baño. Cada que estaba lista para ir al baño y mi novio me seguía, alguien más aparecía. Frustrada, opté por una última oportunidad. Mi adrenalina y ansiedad estaban bombeando. Fui al baño y me incliné contra el lavabo, tratando de lucir sexy y casual. La puerta se abrió, pero no era mi novio. Era un tipo aleatorio, sudando que necesitaba liberarse de una urgencia. No sabía qué hacer, así que corrí de vuelta a mi asiento”.

cosmonautpuglifeo

Mara Parra / UPSOCL

Así que ya sabes, si deseas formar parte de este exclusivo club debes saber que tiene sus riesgos. De todas formas, si vas a hacer algo “coqueto” abordo del avión, trata de tener en mente la comodidad de los otros pasajeros, pues nadie quiere terminar su vuelo de mala forma.