Por Camila Cáceres
15 junio, 2017

Los encontraron vivos, pero con hipotermia y traumatizados de por vida.

Dos jóvenes de 16 y 17 años que han preferido mantener su anonimato estuvieron tres días perdidos en las famosas y aterradoras Catacumbas de París, una suerte de cementerio de casi 300 kilómetros en total que se creó en 1786, cuando los cementerios oficiales de la ciudad no daban abasto y abundaban los muertos sin identidad gracias a las plagas que azotaban Europa. 

AP

Tardaron 15 meses en trasladar los millones de huesos sólo medianamente identificados desde los miles de cementerios del País que tenían osamentas “sobrantes”.

Se calcula que albergaría al menos unos seis millones de cadáveres.

AP

Desde 1955 es ilegal visitar las catacumbas sin una escolta, más por la seguridad de los ciudadanos que de los restos, pero existen entradas secretas que sólo conocen (y usan a menudo) los parisinos.

Aún no se confirma si los jóvenes utilizaron una de estas entradas o llegaron como parte de un grupo, pero sus padres informaron a la policía y sólo tras tres días de búsqueda, utilizando perros, pudieron dar con ellos fuera de los cortos dos kilómetros abiertos para el público.

Es probable que los chicos quisieran aventurarse por las suyas, sólo para encontrarse de pronto totalmente perdidos en un literal laberinto construido sin una salida en mente.

AP

Afortunadamente los jóvenes fueron encontrados justo a tiempo, pues presentaban síntomas de hipotermia y debieron ser llevados a un hospital.

La policía puso énfasis en lo fácil que es perderse entre los macabros pasillos, aunque admiten que nadie se ha perdido alguna vez en la sección abierta al público. Por el resto de las Catacumbas, ya no pueden responder. 

AP

Como dice en la entrada: “Ellos son como seremos, juguetes del viento; frágiles como hombres. Débiles como la nada”.

¿Te gustaría hacer un recorrido?

Te puede interesar