Por Josefina Pizarro
12 Abril, 2017

Esa noche no sólo le destruyeron la cara y el ojo a esa mujer, sino también su vida.

Advertencia: las siguientes imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

Muchos sólo quieren ver una cara de la moneda. Cuando alguien nos pide dinero en la calle la gente tiende a pensar que esa persona está así porque él quiere, pero no vemos que tiene su propia historia por detrás, donde algo le pudo haber sucedido para terminar en esa situación. A una mujer de 37 años le prohibieron la entrada a una casa de retiro después de 90 llamadas de la policía, pero antes de que digas algo, tienes que conocer su triste y violenta historia.

Una mujer que ha sido informada a la policía por mendigar más de 90 veces en un año se le ha prohibido entrar en una casa de retiro.

Michelle Denise Rosser, de 37 años, le dijeron que no podía acercarse a ninguna persona o propiedad para mendigar después de un gran número de llamadas sobre su comportamiento.

BPM

Se le entregó una orden de comportamiento criminal que afirma que no se le permite entregar en el complejo “Craig y Hendre” en Bedlinog, Gales del Sur.

“Craig y Hendre” es un esquema de vivienda de jubilación que tiene como objetivo proporcionar una vida “conveniente y cómoda” para los residentes jubilados.

Dave McCutcheon, de la policía de Gales del Sur, dijo: “Hemos tratado de involucrarnos con Rosser en varias ocasiones y le hemos dado avisos para hacerle saber que su comportamiento no es aceptable y está causando preocupación a los miembros de la comunidad“.

“Desafortunadamente ella no ha escuchado las advertencias y hemos tenido que dar el paso para imponerle una orden”.

“Seguiremos trabajando con todas las agencias para ofrecer apoyo a Rosser, pero espero que con esta orden demuestre a la comunidad que cuando la gente está causando problemas tomaremos las medidas apropiadas contra ellos”.

Pero esto no es termina aquí; la mujer tiene una triste y oscura historia detrás.

Advertencia: las siguientes imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

En 2009 una historia remeció al mundo: tres hombres tomaron turnos para golpear a una mujer en un horrible incidente como castigo por un comentario hecho por ella sobre el padre de uno de ellos.

Walesonline

La mujer era Rosser, quien gritaba mientras los tres hombres la golpeaban durante toda la noche. Estaba tan mal que perdió la vista en su ojo derecho, sufrió un colapso del globo ocular, una fractura en la base su cráneo y daño de los huesos en su cara.

Rechazó, en ese tiempo, retirarse el ojo.

Dean Dogget, Jamie Leyshon y Lee David Glen fueron los responsables, unos jóvenes que rondaban apenas los 20 años. Los  sentenciaron a sólo cuatro años de cárcel.

La mujer nunca se pudo recuperar del horrible acto de estos hombres. Ella dijo esto poco después del ataque:

“No importaba que esos hombres malvados estuvieran tras las rejas. Nada podría traer de vuelta mi vista o quitarme el dolor que me habían infringido. Quedé con cicatrices rojas en todo mi cuerpo. El miedo me siguió por todas partes y tuve horribles flashbacks”.

Walesonline

Más tarde en 2015, Dogget y Leyshon fueron sentenciados a 8 años en la cárcel tras golpear a un hombre hasta la muerte.

Sólo espero que al final todo se les devuelva, porque esa noche no sólo le destruyeron la cara y el ojo a esa mujer, sino también su vida.

Walesonline/BPM

¿Qué piensas de esta mujer y su historia?

Te puede interesar