Por Vicente Quijada
6 septiembre, 2018

Jugado en el norte de Paraguay, este deporte se ha llevado todas las miradas. ¿Te animas?

Parece mentira, pero no lo es. Desde hace 29 años, el ruedo central del Campo de Exposiciones Nanawa, en Concepción, Paraguay, se convierte en una improvisada cancha de fútbol, con arcos sin redes ni mucho glamour, en la cual compiten 2 elencos de 5 jugadores, ambos debidamente uniformados. Sin embargo, el protagonismo se lo lleva el 11º participante: un ternero -y a veces incluso 2-.

El “fútbol boi” -que proviene de la palabra buey- consiste en un partido de balompié con una extraña y riesgosa condición: los jugadores no sólo deben intentar ganar el encuentro marcando goles, sino que también cuidar su pellejo de las embestidas del vacuno presente en la cancha. 

Curioso como suena, este deporte se ha convertido en toda una tradición en el norte de Paraguay, donde cada año compiten 20 equipos en pos de conseguir el galardón, uno que ni siquiera es en dinero. “Nosotros no queremos poner premios en efectivo, porque eso estimularía mucho a la competencia desmedida, por eso ofrecemos trofeos”, explica el Dr. Juan Carlos Medina, uno de los coordinadores de dicho evento, el cual agolpa a cientos de entusiastas que disfrutan con el emocionante espectáculo. 

Concepción al Día

En un inicio competían los propios expositores, establecimientos ganadores que eran parte de la tradicional celebración del norte de Paraguay, pero a medida que se popularizó este deporte, han ido inscribiéndose algunas marcas y grupos de deportistas independientes.

Pero, ¿qué pasa con los pobres vacunos que se ven expuestos a esta disciplina? El “fútbol boi” no conlleva ni un riesgo para los animales, ni tampoco en gran medida para los jugadores, quienes además de estar conscientes del peligro al que se exponen, no sufren golpes de gran magnitud debido al tamaño del ternero que los embiste, sólo vuelan un par de metros. “Por suerte en los 29 años sólo vi a un jugador que salió fracturado pero entró a jugar ebrio”, comenta Justiniano Riveros, un periodista de Concepción al Día, un medio local.

Concepción al Día

¿Te animas a una partida de “fútbol boi”?

 

Puede interesarte