Por Catalina Yob
28 febrero, 2017

La mayoría llegó llorando a casa, tras haber sido humilladas.

El hecho de que existan normas y reglas al interior de una escuela siempre será algo positivo. A pesar de cuando éramos pequeños luchábamos incansablemente contra los dictámenes que nos obligaban a no utilizar ropa de colores, a que todos nuestros bolsos fueran iguales y a que en el caso de las niñas, no podían utilizar maquillaje o teñir su cabello, éste tipo de normas buscan y provocan que todos sean visto como iguales, que a pesar de las diferencias sociales, económicas o raciales que puedan surgir al interior de un establecimiento educacional, los niños no establezcan diferencias unos con otros. 

Pero en ocasiones, estos recintos superan todo límite establecido y reprenden a aquellos que sí cumplen las reglas, especialmente aquellas que se refieren al vestuario. Es aquí donde las escuelas se convierten en verdaderos centros penitenciarios para los estudiantes. No es novedad que un alumno sea sancionado o incluso expulsado por no haberse afeitado en reiteradas ocasiones, o en su casa, una niña por haber llevado una falda 2 centímetros más corta de lo establecido. 

Pero esta escuela, ubicada en la ciudad de Solihull en Inglaterra, ha marcado un ridículo precedente al mandar de vuelta a a sus casas a más de 75 niñas por vestir pantalones demasiado apretados, desde su opinión. La mayoría de las jóvenes tienen entre 11 y 16 años, a la cuales también se les dijo que sus faldas no eran lo suficientemente largas. 

11 años, en serio.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Los consternados padres consignaron al medio inglés “Birmingham Mail”, que la inesperada medida conmocionó severamente a las niñas, quienes en su mayoría llegaron llorando a sus casas, tras haber sido humilladas y expuestas frente a los alumnos del recinto. Una de las madres aseguró que aquel día se le informó vía telefónica que su hija estaba siendo enviada a casa, en donde ella aseguró que hace más de 4 años que su hija lleva este tipo de pantalones. 

“Ella ha usado el mismo estilo de los pantalones durante casi cuatro años. Esto es inconcebible. Muchos de los padres trabajamos a tiempo completo, por lo que debemos esperar hasta el otro día para comprar un par nuevo y que así ellas vuelvan a la escuela. Esto no es un desfile de moda”.

Las reglas de la escuela apuntan a que las niñas y jóvenes deben vestir pantalones holgados y no leggins. Medida que parece completamente irrisoria luego de que más de 75 niñas perdieran un día completo de escuela por utilizar pantalones que no fueron del agrado de las autoridades escolares.

Birmingham Mail

Una de las madres asegura que no hay de apretado en los pantalones de su hija y que no puede botar el dinero que gastó para comprarlos. En cuanto a la respuesta oficial de la escuela, estos afirmaron que el vestuario incorrecto estaba provocando que los alumnos dejaran de lado sus estudios y comenzaran a preocuparse de otras cosas. 

“Los pantalones de mi hija no son leggings o pantalones ajustados, además de que no son baratos. Compré sus tres pares en £16 cada uno. He tenido que comprarle un par de pantalones dos tallas más grandes de lo que ella verdaderamente es”.

Birmingham Mail

¿Qué opinión te merece este caso? ¿Las autoridades adoptaron una medida excesiva?

Puede interesarte