Por Catalina Yob
12 abril, 2018

“La primera semana es siempre la más dura, porque todo te recuerda al sexo”, dijo el joven.

“‘NoFap’ es simplemente un nombre propio, una etiqueta para un sitio web y una organización que ayuda a las personas a dejar de usar el porno a través de la educación y el apoyo. Nuestros usuarios tienen la libertad de elegir cómo reiniciar sus vidas. Muchos dejan de masturbarse durante un período de tiempo, mientras que otros no lo hacen”, reza la descripción del sitio web www.nofap.com, el cual nació el 20 de junio de 2011 desde Alexander Rhodes, un usuario de Reddit, quien comenzó la discusión sobre los beneficios que había traído en su vida dejar de masturbarse, debate que se volvió viral en cuestión de segundos.

El reinicio es el término acuñado por los usuarios de la pornografía en recuperación para el proceso de abstenerse de la pornografía, la masturbación y, a veces el orgasmo en general durante un tiempo suficiente para recuperarse de estos efectos negativos. Al abstenerse de hábitos sexuales problemáticos, podemos ‘reiniciar’ el cerebro a la configuración de fábrica”.

Actualmente son miles e incluso millones las personas que han decidido integrarse a este silencioso movimiento, el cual insta a que las personas mejoren sus vidas a través de la abstinencia sexual en términos de masturbación y consumo de material pornográfico. Este fue el caso de quien, en conversación con la BBC, reveló que a la edad de 20 años decidió dejar de masturbarse y comenzar a reiniciar su vida.

El avance en su adolescencia instauró la idea de que podría sufrir de adicción a la pornografía, la cual es incluso comparada con el uso de estupefacientes. Fue allí en donde comenzó a notar las consecuencias que estaba dejando en su vida diaria el reiterado consumo de pornografía y el verdadero propósito que escondía la masturbación frecuente. 

“Mi récord es de 13 meses sin masturbarme. No siempre fue fácil mantener el propósito pero, honestamente, mi vida nunca fue mejor.

Es increíble cuán bien me hizo no masturbarme. Dejé de hacerlo durante semanas, a veces meses, varias veces durante la década de mis 20 años.

Y no estoy solo. Millones de personas (la mayoría hombres, pero también mujeres) alrededor del mundo se están uniendo a “NoFap”, un movimiento que promueve la abstinencia de pornografía y masturbación.

Primero, cuando tenía 19 años, pensé en el efecto que estaba teniendo en mí ver pornografía. Igual que el resto de mi generación, crecí pudiendo ver películas porno.

Recuerdo haber buscado en internet “lencería”, cuando tenía unos 14 años, y eso me condujo a imágenes más explícitas.

Para finales de mi adolescencia había llegado a un punto en el que si estaba solo en mi habitación de inmediato me ponía a ver pornografía.

Empecé a preocuparme por si era adicto. Me sentía como un perdedor que era incapaz de conocer a mujeres en la vida real y tenía que recurrir a masturbarme solo con internet”.

REBECCA HENDIN
REBECCA HENDIN

Miedo al rechazo

En un mundo en donde la pérdida de la virginidad es algo que suscita apuro entre la población adolescente, permanecer virgen y no tener las habilidades interpersonales para conectar con una persona, desemboca en que muchos deciden optar por la pornografía y la masturbación. Hecho que permite la creación de un círculo vicioso que atrasa el verdadero contacto humano, ya que la percepción de la realidad sexual se ve nocivamente alterada por el consumo de porno.

“A los 19 años no tenía pareja y era virgen. Ninguna de mis relaciones se había desarrollado para convertirse en algo serio y yo era bastante ignorante sobre las relaciones sexuales.

Quedarme en casa y masturbarme parecía la forma más segura de evitar un rechazo. Si alguna vez trataba de hablar con una mujer no podía dejar de pensar en que la noche anterior había estado viendo imágenes de mujeres desnudas.

Estaba seguro de que si ella se enteraba pensaría que yo era un depravado.

Podía pasar noches acostado despierto preocupado sobre el efecto que la pornografía estaba teniendo en mi vida. No hablaba con mis amigos sobre esto, porque en mi grupo de amistades no era normal compartir lo que estábamos haciendo en privado.

Un día, justo después de mi cumpleaños número 20, decidí dejar de hacerlo.

Mi mamá estaba involucrada en cosas espirituales y comencé a estudiar sus libros. Así me metí a la meditación y allí descubrí la idea de usar la abstinencia sexual como una forma de incrementar mi energía y mejorar la confianza en mí mismo.

La idea surge de un antiguo sistema de creencias llamado “Kundali”. Me sentía muy avergonzado de preguntarle a mi mamá sobre eso, pero decidí investigar más. Así fue como comenzó todo.

Al principio, pensé en dejar la masturbación por el resto de mi vida. Así que quedé muy desilusionado cuando sólo logré dejarla por un mes. Después de eso decidí establecerme objetivos más realistas.

El movimiento NoFap recomienda 90 días de abstinencia. La primera vez que oí hablar de él fue en una charla Ted sobre el impacto en la mente de la pornografía en internet.

En ésta se comparaban los efectos de mirar porno a tomar drogas duras, y también se vinculaba el excesivo uso del porno a un aumento en el número de jóvenes varones que sufren disfunción eréctil.

Mucha gente hace el NoFap porque están preocupados por sus erecciones, aunque esa no fue mi razón para hacerlo.

Descubrir toda esta subcultura en internet de gente como yo fue un alivio. Siempre me pregunté si estaba haciendo lo correcto. Después de todo, mucha gente parece ver pornografía y tener relaciones saludables.

Pero eso me hizo preguntarme si había más hombres de los que yo pensaba sufriendo los efectos negativos de la pornografía y la masturbación”.

REBECCA HENDIN

El camino hacia una vida bajo su propio control

A diferencia de la mayoría de los hombres que deciden incurrir en este movimiento a causa de una disfunción eréctil, este joven, cuya identidad ha sido reservada, tomó esta determinación para mejorar la confianza en sí mismo y salir al mundo sin el miedo a ser rechazado en el ámbito sexual. La incursión en estas prácticas le ha permitido tomar el control de aquellos aspectos en su vida que habían sido perturbados por el fanatismo que recaía en la pornografía y la masturbación, tales como el trabajo y su vida personal. 

“Para mí, NoFap ha significado que me siento más confiado, con la mente más despejada y motivado. Me ayuda a relajarme y a hablar a las mujeres porque sé que mi libido está bajo control.

En los últimos 10 años me he prohibido a mí mismo la masturbación y el mirar pornografía todo lo que sea posible.

La primera semana es siempre la más dura, porque todo te recuerda al sexo. Me siento excitado con mujeres atractivas en la TV o en un video de YouTube. A veces una joven me rechaza y quiero masturbarme para sentirme mejor.

Cada vez que rompo el propósito me siento pésimo durante algunos días. Antes solía sentirme culpable por fracasar, por ser débil y carecer disciplina. Me toma algunos días para que mi estado de ánimo vuelva a lo normal.

Mi año más reciente de NoFap llegó a su fin debido al estrés en el trabajo. Acababa de terminar un proyecto grande y estaba exhausto y necesitaba desahogarme.

No tengo una relación y mis compañeros de departamento no estaban. Me sentía solo y estaba aburrido. Fue un momento de debilidad.

Haber renunciado a la masturbación durante tanto tiempo me ayudó a enfocarme en mi trabajo. Estos días puedo pasar tiempo solo en mi habitación en mi computadora y no verme tentado por masturbarme.

No hubiera podido hacerlo sin NoFap.

Ahora estoy comenzando otra vez. Espero batir mi propio récord y poder llegar a los 18 meses sin masturbarme o ver pornografía. ¿Mi objetivo a largo plazo? Dejar de masturbarme totalmente”.

Puede interesarte