Por Cristofer García
6 septiembre, 2021

“Yo llevaba un jean y una blusa blanca un poco escotada pero nunca me sentí vulgar (…) En ningún momento le he faltado el respeto a nadie”, dijo Isabel Castro sobre este rato amargo vivido en en el municipio de Soledad, Barranquilla, donde estudia su hijo de 5 años.

Recientemente, en un colegio de Barranquilla, Colombia, se vivió un momento polémico, luego de que a una madre se le negara el ingreso a la institución educativa por su vestimenta. Juzgaron su ropa como inadecuada y ella denunció que sufrió un trato discriminatorio.

Esto ocurrió cuando Isabel Castro intentó entrar a la escuela donde estudia su hijo, en el municipio de Soledad. De acuerdo a lo publicado por El Heraldo de Colombia, la representante iba a una reunión en el colegio, para tratar temas relacionados a los protocolos de bioseguridad para el inicio de clases presenciales.

Denuncias Ciudadanas Barranquilla

Fue una delegada del Consejo de Padres y Representantes quien le impidió estar en la reunión, señalando su ropa como el problema. “Yo le respondí que mi ropa no tenía nada, pero ella insistía en que no podía entrar así a la institución“, comentó Castro.

“Yo salí de la casa, y al verme en el espejo, sentí que estaba bien vestida. Yo llevaba un jean y una blusa blanca un poco escotada pero nunca me sentí vulgar (…) En ningún momento le he faltado el respeto a nadie”, añadió, entre sus declaraciones.

Denuncias Ciudadanas Barranquilla

La escena fue grabada por el esposo de la madre, presente  en el momento, y luego se volvió viral en redes sociales. En el clip se puede apreciar el momento en que la mujer le dice a Castro: “No puedes venir así, cuando uno viene a la institución, no puede venir así. El manual de Convivencia, léalo”.

Denuncias Ciudadanas Barranquilla

Mientras, Castro y su esposo reclaman que están siendo discriminados.  “Mi hijo tiene 5 años en la institución, siempre que he ido a reuniones voy así vestida y nunca me había pasado una situación como esta”, expresó la madre.

Un docente del colegio se acercó a disculparse y finalmente pudo entrar a la reunión, pero después del rato amargo. “La reacción de ella fue muy fuerte. Me sentí discriminada porque uno no tiene que señalar, ni juzgar, ni criticar a una persona. Yo me sentí bien vestida”, resaltó Castro.

Puede interesarte