Por Catalina Yob
24 abril, 2017

La mujer dice estar 110% segura de que nadie le pidió su consentimiento.

Las campañas de prevención insertadas en las cajetillas de cigarros es un elemento presente en la mayoría de los países del mundo. Y es que el incremento sustancial en la población fumadora, ha provocado que cada Estado esté llevando a cabo una serie de medidas para disminuir el número de consumidores y al mismo tiempo, instaurar los severos efectos secundarios que ocasiona la nicotina. 

Fotografías de bebés enfermos, personas que han sido sometidas a traqueotomías y pulmones totalmente dañados son parte del grupo de imágenes que están desplegadas en las cientos de marcas de cigarrillos que hoy existen en el mundo. A pesar de que mucha gente se manifiesta en contra de este tipo de publicidad, asociaciones gubernamentales aseguran que gracias a ésta, el consumo ha disminuido considerablemente a nivel global. 

SWNS

Esta campaña de prevención adherida en los cigarrillos «Superkings» pareciera ser uno más de las cientos que existen en el mundo, pero lo cierto es que para Jodi Charles de 42 años no lo era.

Luego de que su hija le alertara sobre la imagen que aparecía en una cajetilla, la mujer oriunda de Inglaterra se dio cuenta que el hombre que aparecía en la imagen era su padre, David Ross quien murió en el año 2015 a causa de cáncer a la sangre.

SWNS
SWNS

A pesar de que su madre era un fumador empedernido, Jodi Charles asegura que murió a causa de problemas asociados a los huesos y a causa de un linfoma que desarrolló en sus últimos años de vida.

Además de lo perturbador que resultó para la mujer ver a su difunto padre en una cajetilla de cigarrillos, Jodi acusa que nadie pidió su autorización o consentimiento para que ésta fuera divulgada de esta forma.

SWNS

«Ví la fotografía y supe de inmediato que se trataba de mi padre. Quedé horrorizada».

Tras el estremecedor incidente, Jodi acudió al hospital, en donde su padre permaneció por alrededor de 10 meses, para consultar por la situación, ya que sabía que de alguna u otra forma, la imagen se había filtrado a través de las redes del recinto hospitalario. Sin embargo, ellos negaron cualquier incidencia en el caso. 

La aparición de la fotografía provocó que el dolor que sintieron y siguen sintiendo por la pérdida del padre, esposo y abuelo resurgiera con más fuerza que nunca. Tanto Jodi, como su madre de 62 años se sintieron profundamente vulneradas por la situación, ante la cual la Comisión Europea estableció que no era David Ross y que cualquier parecido entre el hombre de la fotografía y su padre, eran simplemente coincidencias. 

Al recibir esta respuesta, Jodi y su familia piden pruebas que avalen que la identidad del sujeto no corresponde al de su padre. ¿Qué harías tú si estuvieras en la posición de esta familia?

Puede interesarte