Por Daniela Morano
12 julio, 2019

El día de su boda su nieta también quiso recordarla, y dejó la silla vacía para homenajearla.

Superar o aprender a vivir con la muerte de un ser querido no es algo fácil. El dolor viene y va, y muchas veces se queda durante un largo tiempo junto a las personas, quienes tratan de racionalizar lo más posible el hecho de que jamás volverán a ver a esa persona.

Sahrah Elswick, de 20 años, se casó con su mejor amigo, Zachery Elswick de 21 años, en una íntima ceremonia en la casa de los abuelos del novio en Virginia del Oeste, Estados Unidos. Rodeados de familiares y un bello jardín, la pareja vivía uno de los mejores y más felices momentos de su vida.

Sahrah Elswick

Toda la familia estaba incluida en la celebración, incluso la abuela de Sahrah, Barbara Gray, quien falleció en mayo del 2017 tras una larga batalla contra el cáncer.

Para homenajearla, dejaron una silla vacía junto a fotos de ella y un mensaje que decía «sabemos que estarías acá hoy si no estuvieses tan lejos».

Ella y el abuelo de Sahrah, Billy Gray de 71 años, estuvieron juntos durante 45 años. Evidentemente, él la extraña mucho.

«Quería incluirla porque siempre fue una persona muy importante en mi vida y no creo que habría podido casarme sin ver que ella estaba ‘ahí’ de alguna manera», dijo a Best Life.

Sahrah Elswick

Cuando Sahrah vio a su abuelo sentado comiendo junto al memorial de su fallecida esposa, no pudo contener las lágrimas. «Tuve que pedirle a un invitado que tomara la foto porque a mí me destrozó ver esa escena. Fue tan puro y me rompió el corazón».

Sahrah Elswick

Sahrah compartió las fotos en Twitter y mucha gente se sintió conmovida por su abuelo. «Todos se emocionaron al ver este pequeño gesto de amor. Todos merecen a alguien que haría lo mismo que mi abuelo. Quiero que esta foto sea un mensaje para que vean que el amor no muere».

Puede interesarte