Por Luis Lizama
4 junio, 2021

Se organizan en grupos, patrullando cada día hasta las 2 de la madrugada. Apenas notan algo irregular, informan a la central y a la comunidad.

Para vivir tranquilo es necesario estar alejado de la delincuencia. Lamentablemente muchas personas en el mundo no tienen esa tranquilidad, por ser víctimas de este mal que afecta a casi todos los países. Matices más o matices menos, los problemas son similares y, en esta oportunidad, vecinos de una localidad paraguaya alzaron la voz.

Según reportaron medios locales, un grupo de trabajadores decidió tomar cartas en el asunto, visto que la delincuencia los hartó. 

Se aburrieron de los robos y se organizaron para combatirlos. Se uniformaron y harán su propia justicia.

Imagen referencial – Pixabay

La policía fue la primera en alzar la voz con este tipo de medidas vecinales. Y su respuesta dejó más insatisfecho a los vecinos: Dijeron que  se trataba de una inseguridad mediática. 

Así entonces tomaron más fuerza estas comisiones de seguridad vecinal, ocupando tiempo libre, sin recursos y a punta de únicamente voluntad.

“A la noche hacen guardia en la zona de Itá Paso, cada cuadra tiene su grupo de guardia, cada vez que ellos le interceptan a algún delincuente nos avisan, tenemos muchísimo trabajo y no estamos dando abasto”.

–dijo el comisario Ricardo Vargas al medio Crónica–

Cronica

Así como este primer grupo, empezaron a llegar más y más. Cada uno más harto que el otro, de la siempre preocupante delincuencia.

En el barrio Virgen de los Remedios , crearon la comisión “Juan Pablo Primero”, donde se armaron de silbatos, alarmas y limpieza de drenajes.

“Nosotros empezamos a limpiar el barrio, también cada vecino tiene un silbato que usan cada vez que pasa algo y después de muchas colaboraciones pudimos comprar luces, sirena y 28 cámaras de seguridad que están en el barrio, pero principalmente la iluminación y la limpieza espantan a los bandidos”.

–dijo Arturo, parte de la comisión vecinal–

Cronica

Pero así como se organizan para combatir a los “chorros”, también lo hacen para colaborar y mejorar su estándar de vida. No solamente hacen turnos de vigilancia nocturna, sino también limpian, mantienen el orden y educan a sus propios vecinos.

En otro barrio, se aliaron con la tecnología, traída directamente del extranjero.

“Es un software que Chile nos donó gracias a los convenios que tenemos, la aplicación es gratuita para todos los que viven en San Antonio, más de 300 familias lo usan, uno lo descarga y se registra, tiene un monitoreo 24 horas y también se pueden hacer denuncias ciudadanas como caños rotos y demás”.

– comenta César Luna, perteneciente a la organización de San Antonio–

La organización, colaboración y solidaridad siempre valdrá más que cualquier arma.

Puede interesarte