Por Alex Miranda
20 junio, 2018

La madre de la menor proviene de Guatemala y su situación en EE.UU. es de ilegal. El uniformado aprovechó su vulnerable situación para abusar indiscriminadamente de la niña.

Esta historia no puede ser peor. En Estados Unidos están acusando a un oficial de la policía de Texas de agredir sexualmente a una niña de 4 años, además de amenazar a su madre indocumentada con deportarla si denunciaba lo que él estaba haciendo.

La noticia se conoció el domingo, cuando las autoridades arrestaron al oficial José Nunez mientras estaba fuera de servicio. Nunez es un veterano que actualmente se encarga de las detenciones de la zona y lleva 10 años de trabajo en la Oficina del Alguacil del Condado de Bexar. Javier Salazar es el sheriff del condado de Bexar, y en un conferencia de prensa dijo que el detenido es acusado por «agresión sexual agravada de un niño», un delito que es considerado muy grave y que, por lo tanto, la sentencia mínima es de 25 años.

«Los detalles del caso son francamente desgarradores, perturbadores y repugnantes», declaró Salazar, antes de explicar que el acusado de 47 años, presuntamente tocó inapropiadamente a una niña en varias ocasiones, causando dolor y «al menos alguna indicación de lesión leve». Lamentablemente la policía especula que las agresiones llevan pasando meses o, incluso, potencialmente años.  

Kens-Tv

Aprovechar el miedo

La peor parte es que la niña está emparentada con Nunez, lo que hacía la opción de abusar de ella más fácil, es más, los supuestos delitos tuvieron lugar en su residencia. Por su parte, la policía no descarta que existan más víctimas de casos similares ligadas a Nunez.

Nunez habría chantajeado a la madre de la niña, aprovechando la condición de indocumentada de ella y así abusar del temor de ella de ser deportada, amenazandola para que no denuncie lo que hacía. «Creemos que hubo cierta duda por parte del testigo para informar de la conducta debido al hecho de que ella es indocumentada en el país», añadió Salazar.

iStock

Al final, la niña de 4 años tuvo que clamar a su madre para que denunciara el hecho, por lo que la mujer la llevó a denunciar a una estación de bomberos. Esto fue el sábado en la noche, el domingo en la mañana ya estaban arrestando a Nunez. El presunto agresor no ha emitido comentarios ni tampoco ha intentado defenderse. Salazar dice: «No sé si estaba apuntando deliberadamente a la comunidad indocumentada, pero creo que lo que lo atrajo fue la vulnerabilidad de esa comunidad debido a que son menos aptos para informar de cosas».

Ante las preguntas sobre el estatus migratorio de la niña, Salazar se negó a hacer comentarios. Aunque si dejó en claro que la madre es de Guatemala. «La niña ahora está a salvo y seguimos procesando el caso», apuntó.

El drama de los indocumentados

Que la madre no denunciara antes es una de las aristas más comentadas de este crimen, ya que pone de manifiesto las preocupaciones con las que viven hace mucho tiempo los inmigrantes indocumentados, quienes son reacios a todo lo que tenga que ver con las fuerzas de orden público por un comprensible miedo a la deportación. «Eso siempre es una preocupación en la comunidad indocumentada», sostuvo Salazar, ante lo que aclaró que las autoridades están haciendo el papeleo que garantice a la madre estar protegida mientras de resuelve el caso.

«Instaría que cualquiera que sea indocumentado, que sea víctima de un delito o un testigo de un delito, a que se presente antes las autoridades y lo denuncie», recalcó.

Desde que Donald Trump asumió la presidencia de los Estados Unidos, se ha mantenido un ambiente tenso entre los funcionarios migratorios y los activistas pro inmigrantes, ya que se acusa a los primeros de excederse en sus facultades, causando un efecto paralizador en los indocumentados. 

Esto último no es solo una sensación, ya que en el año anterior, las agencias Estados Unidos han visto una notable disminución en las denuncias de delitos en los barrios hispanos y latinos. Además de eso, una encuesta realizada por la Unión americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) junto con el Proyecto Nacional de Defensa de las mujeres Migrantes, dice que un 70% de los fiscales dijeron que cada vez se denuncian menos las agresiones sexuales, por lo que es más complicado de investigar.

Oficina del Alguacil del Condado de Bexar

Otro ejemplo: en Houston, el número de hispanos que denunciaron violaciones en 2017 cayó en un 43% en comparación al 2016, según cuenta el jefe de policía de Houston, Art Acevedo. Mientras que la misma comparativa, pero con delitos violentos, muestra una baja del 13%. 

Por su parte, Salazar admitió que en la Oficina del alguacil del Condado de Brexar comenzó una investigación aparte, interna y separada sobre Nunez y su acusación. Mientras que el acusado espera su resolución con una licencia administrativa de 10 días pagos.

Puede interesarte