Por Felipe Costa
15 febrero, 2021

Izzy Dieker es una joven de 13 años abiertamente homosexual. Pese a que el chofer del autobús de la escuela lo sabía, parece que no le agradaba y al escucharla decir que era lesbiana, la echó del vehículo en pleno invierno acusándola de vulgar. Ahora su familia busca justicia.

Es de suponer que en pleno año 2021, en ciertas sociedades el tema de la orientación sexual no sea un problema. Aún así, en países como Estados Unidos, donde existe mayor libertad a para personas homosexuales, existen lugares en que no todos se sienten a gusto, siendo protagonistas de verdaderos casos de discriminación que parecen de antaño.

Fox News

Izzy Dieker, es una joven de 13 años de Kansas que ha tenido que crecer enfrentando estos problemas, pero jamás pensó que sería expulsada de su derecho a ser transportada hacia la escuela luego de que el chofer del bus la escuchara decir que era lesbiana. Según él fue una conducta vulgar por lo que decidió bajarla del vehículo en pleno invierno.

“Soy lesbiana”, fue lo único que dijo y que incomodó al conductor, quien al parecer ya sabía que la adolescente era abiertamente homosexual, pero que no lo toleraba en su autobús.

Fox News

Al llegar a casa, su padre le mencionó que lo habían llamado para anunciarle que su hija fue expulsada aquel día por decir que era lesbiana. Aquello no fue para nada gusto de la familia, quienes apoyaron a su hija y mandaron a realizar una investigación, pero la administración no ha dado grandes avances por lo sucedido.

“Me disgustó pensar que la gente pasa por esto todos los días y también que los niños crecen pensando que es algo horrible y que no deberían estar hablando de eso cuando, honestamente, debería ser al revés”.

–Izzy Dieker a KSNT

Izzy Dieker

Sin embargo, los estudiantes no se han quedado callados. En apoyo a su compañera muchos han declarado que están con Izzy, además de portar ropa o broches de arcoíris como símbolo de solidaridad.

Fox News

Los profesores tampoco se quedan atrás, es más, su maestro, Michael Lanzrath, quien es abiertamente homosexual a entregado todo su amparo a Izzy, afirmando que como educadores deben asegurarse de proteger a sus estudiantes, no de apartarlos de la educación, menos de la comunidad.

Desde la superintendencia de educación se mantienen al margen sobre su posición en el caso, pero afirman que son firmes en castigar cualquier acto de discriminación de encontrarse. Por ahora omiten comentarios mientras se lleve a cabo la investigación.

Puede interesarte