Les darán las herramientas a los perritos para que una familia quiera adoptarlos y así no vuelvan más a la calle.

Muchos jóvenes por su inmadurez, entorno o hasta por necesidad, han cometido delitos que los han llevado a vivir en los hogares de reclusión de menores. En Chile existe el Sename, un organismo estatal encargado de la protección de derechos de los menores de edad y adolescentes ante el sistema judicial. 

Y si bien muchos creen que estos sistemas no funcionan para que los más pequeños se reinserten tras delinquir, día a día buscan distintas formas que sean más eficientes y efectivas para lograrlo.

Una de ellas es la que se está llevando a cabo en el Centro de Internación Provisoria y Régimen Cerrado de Graneros, donde cumplen condena o prisión preventiva 30 adolescentes que tras algún tiempo privados de libertad, deberán enfrentar el mundo.

Israel Acevedo

Para ello, la Corporación Trapem está desarrollando una novedosa terapia de reinserción social que les enseña a los chicos a cuidar perros callejeros para que luego sean adoptados por una familia. Así que deben hacerse cargo de ellos temporalmente y enseñarles algunas conductas básicas para que puedan convivir en un hogar.

De acuerdo a LUN, por ahora hay 13 adolescentes participando, pero lo están haciendo en grupo. Tras un mes y medio le tocará a otro grupo de 13 participar y luego de que pase el mismo tiempo, lo hará otro grupo pero integrado por 12 adolescentes. Cada uno adopta a un perro y con la ayuda de dos entrenadores y dos terapeutas están logrando adiestrarlos para que aprendan cosas básicas como pasear con correa, acostarse y reconocer su nombre.

Israel Acevedo

La idea es que todos los perros sean adoptados y que ninguno se quede en el centro, pues se preparan especialmente para salir de allí y encontrar una familia. Lo mismo ocurre con los chicos, ambos deben estar preparados para salir al mundo.

Puede interesarte