Por Constanza Suárez
12 marzo, 2019

Algunos vecinos esparcieron su intolerancia hiriendo a las pequeñas Meg y Alina. Pero sus hermanos decidieron transformar el odio en su causa de lucha.

Aunque existe conciencia en la humanidad de que todos somos distintos, aceptar esas diferencias es lo que se nos ha hecho más complejo. Basta con mirar el mundo lleno de discriminación y odio en el que estamos insertos. En algunos países incluso han matado a otros por no encajar en los estándares. Hay problemas con la raza, la orientación sexual y también con quienes sufren enfermedades.

En una mañana de abril de 2011, la familia Hollis despertó y pensaron que todo iría como de costumbre. Hasta que vieron la fachada de su casa y sus coches. Con aerosol rojo un grupo de personas escribieron palabras de odio dirigidas a las más pequeñas del clan: “Retardadas” y “Váyanse de la ciudad retardadas”, se leía.

Everyone Matters

Sus vecinos al parecer no soportaron que los padres de Illinois, Estados Unidos adoptaran a dos pequeñas con Síndrome de Down.

Everyone Matters

Pero como Meg y Alina solo llevaron felicidad a la casa de los Hollis, ellos decidieron no quedarse de brazos cruzados con el horrible ataque. Y los hermanos mayores de la niñas fueron quienes dieron el primer paso grabando un video para defender a sus hermanas.

Los niños de 6 y 7 años le pidieron ayuda a sus padres e hicieron un llamado público para poner fin al uso de la palabra “retardado”. Definitivamente no debería estar en nuestro vocabulario.

Everyone Matters

La organización Everyone Matters vio la iniciativa del adorable par y quiso ocupar su plataforma para mostrarlo y crear consciencia respecto a las palabras hirientes y odiosas. Para que nadie tenga que pasar por lo mismo que esta familia.

Mira el video:

Puede interesarte