Por Alex Miranda
16 agosto, 2018

El joven escapaba de Afganistán ya que ahí ser gay es un delito penado con la muerte. Austria se negó a la petición aduciendo a estereotipos.

Las noticias que parecen bromas de mal gusto cada vez son más comunes, y esta no es la excepción. Y es que en pleno año 2018, un joven afgano de 18 años ha pedido asilo en el país de Austria, aduciendo que es homosexual y en su país eso es un crimen.

Hasta ahí todo bastante normal, pero el problema es precisamente la respuesta que le dieron las autoridades austriacas, ya que fue rotundamente negativa, con la justificación de que la persona que pedía el asilo “no parece lo suficientemente gay”, según se ha informado.

ThinkStock

“La manera de caminar, la actitud y la forma de vestir”

El informe que fue entregado al solicitante afgano, que llegó al país europeo cuando era menor de edad, dice -entre otras cosas- que:

“La manera de caminar de usted, su actitud y su forma de vestir no dejan entrever en absoluto que usted pueda ser homosexual. Al no serlo, usted no tiene nada que temer si regresa a Afganistán”.

Como ya se dijo, la homosexualidad en su país de origen se considera un crimen gravísimo y es penado con la muerte. 

Otra de las cosas que fueron tomadas en cuenta por los funcionarios austriacos es que el joven ha tenido pleitos con otros chicos, lo que para ellos significa que “tiene un potencial de agresión que no cabe esperar en un homosexual”.

El primer ministro austriaco, Sebastian Kurz. / Foto: Ronald Zak – AP

Después, el informe se pone a decir cosas cada vez más ridículas. Algunos ejemplos: que el solicitante tiene “pocos amigos” o que le gustaba salir solo o en grupos pequeños, cuando para los funcionarios “los homosexuales son más bien gregarios”. Tampoco creen al joven cuando el joven dice haber besado a otros hombres que no eran homosexuales, pues para ellos, habría “recibido una tremenda paliza”.

¿Lo bueno? La decisión de la oficina de Viena no es el punto final, por lo que el solicitante apelará para que se cambie el veredicto.

No parecer “lo suficientemente homosexuales”

Esta noticia, y las detalladas descripciones del porqué se negaba la petición, han causado sorpresa y risas por partes iguales. Es más, muchos medios de prensa han lanzado titulares irónicos con la noticia, y otros tantos medios han logrado encontrar muchos más casos parecidos de gays y lesbianas que han sido rechazados en su petición de asilo, y solamente por no parecer “lo suficientemente homosexuales”, tal como le pasó a este joven.

M. Dreissen

El derecho al asilo es un derecho incluido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y se aplica para la gente que huye a través de fronteras, escapando de algún tipo de conflicto violento o persecución de algún tipo. En el fondo, se aplica a personas que son víctimas de violencia o sufren vulneraciones graves a sus derechos, sea por el motivo que sea, y que no pueden acogerse a la protección que les debería otorgar su país.

Algunas de las principales causas de que se busque asilo, es la orientación sexual –ya que, como se sabe, la homosexualidad es perseguida y muchas veces castigada, en varios países, como por ejemplo Afganistan-, la religión, la etnia de la persona, los conflictos armados, la obligación de pertenecer a bandos armadas o incluso por el cambio climático, que en 2018 ya ha logra do que poblaciones se muevan de sus hogares para reubicarse. 

Austria ya había tenido problemas similares antes, pero es la primera vez que un caso de este tipo gana tanta notoriedad internacional. 

Puede interesarte