Por Alejandro Basulto
2 febrero, 2021

Los policías que le dispararon y lo detuvieron, afirmaron que él había abusado de ella y que hasta les había disparado. Después de casi dos décadas, fue demostrada su inocencia.

La discriminación hacia la población afrodescendiente en Estados Unidos y el mundo, es un fenómeno que data de hace muchos años y que todavía sigue vigente. Las manifestaciones desde hace muchos años que se originaron a raíz de abusos perpetrados contra las personas afroamericanas, nos habla de la estigmatización y del racismo.

AP

Aunque tarde, Termaine Joseph Hicks es hoy un hombre libre después de haber pasado 19 años en prisión siendo inocente. Todo porque los policías que lo detuvieron afirmaron falsamente que él había violado a una mujer y les había disparado. Incluso los abogados de este afrodescendiente, aseguraron que los funcionarios policiales hasta le colocaron un arma que era propiedad de otro oficial para inculparlo.

“Me siento con 100 libras menos (…) Es lamentable y triste que me haya tomado tanto tiempo limpiar mi nombre. He estado diciendo lo mismo desde el primer día (…) Las cosas que se prometen a los ciudadanos deben cumplirse: un juicio justo y una mirada justa a lo que se presenta”.

– dijo Termaine Joseph Hicks, según consignó Daily Mail

Getty Images

Para el suceso delictivo que tuvo lugar el 27 de noviembre del 2001, Termaine Joseph se encontraba cerca del Hospital St. Agnes en el sur de Filadelfia. Fue en ese momento y lugar cuando escuchó a un mujer gritar. Ella iba caminando hacia su turno en un Dunkin ‘Donuts, cuando un sujeto la violó y la azotó con una pistola para luego arrastrarla hacia un callejón.

Termaine, que por esa fecha trabajaba como como asistente del gerente de Popeye, corrió hacia ella para salvarla, viéndose el violador sorprendido por las luces de una camioneta que estaba cerca, razón por la cual huyó corriendo.

Google

El problema para el señor Hicks vino después, cuando los policías Marvin Vinson y Dennis Zungolo llegaron, quienes creyeron que Termaine había atacado a la mujer. Ellos le dispararon, argumentado que lo habían hecho en defensa propia, ya que según ellos, este ciudadano afroamericano había abierto fuego en contra suya. Producto de esto y del testimonio en contra de los dos policías (que siguen en servicio), Termaine Joseph Hicks fue declarado culpable de violación, agresión agravada, posesión de instrumento delictivo y amenazas terroristas, por lo que se le condenó a 25 años de prisión. Pena privativa de libertad que se le otorgó aún cuando la mujer no había podido identificar a su agresor en el juicio.

AP

El señor Hicks nunca dejó de afirmar ser inocente. Incluso siendo elegible para libertad condicional en el 2015, a él se le negó porque no quería admitir su supuesta culpabilidad. Y siempre tuvo razón. Ya que durante esta semana se revisó su caso, resultando su condena anulada por la Unidad de Integridad de Convicciones en la Oficina del Fiscal de Distrito de Filadelfia. La jefa de esta unidad, Patricia Cummings, argumentó que el “falso testimonio” de los policías había sido la razón de su errónea pena privativa de libertad.

De la que se dio cuenta cuando vio que la historia de la policía no coincidía con las lesiones de Hicks (recibió un disparo en la espalda). Termaine Joseph Hicks fue liberado este miércoles y aún no se sabe si planea demandar al departamento de policías.

 

Puede interesarte