Por Vicente Quijada
12 octubre, 2018

Tras meses de entrenamiento, el jamaiquino lo consiguió -y por partida doble-. ¿Será un futbolista profesional?

Hasta que lo logró. Después de casi un año merodeando de club en club, Usain Bolt empieza a ver su sueño, de convertirse en un futbolista profesional, cumplido. Tras dejar el atletismo, que le dio 8 medallas de oro, en 2017, el jamaicano se obsesionó con la idea de ser un profesional del balompié, y así fue como terminó entrenando en clubes como el Borussia Dortmund y el Stromsgodset IF de Noruega.

Hoy está en las filas del Central Coast Mariners, un club australiano con el que firmó un «contrato» para entrenar unos meses y ver si tienen las condiciones para ser un profesional. Allí es donde más cómodo ha estado, debutando en un amistoso el 19 de septiembre. Ahora, ante el Macarthur South West United, el ex velocista tenía su mayor desafío. «Este será un gran partido. Creo que determinará si el club toma una decisión sobre qué hacer con mi carrera», comentó días antes.

Y en el Campbelltown Stadium, en las afueras de Sydney, Usain salió victorioso. Ingresó por primera vez como titular -antes sólo apareció desde la banca en 2 partidos-, y en el minuto 56′ aprovechó su notoria velocidad para encarar de buena manera y marcar con un tiro raso -y cierta complicidad del arquero-. Era el 3-0 y el debut en las redes del jamaiquino que usa la «95» -en referencia a su récord olímpico-, quien celebró con su gesto característico. 

Para más felicidad, en el 67′ volvió a tener premio luego de que el portero se complicara con su defensa y dejara el balón servido para el delantero, marcando a puerta descubierta. 4-0 y Bolt estrenaba su titularidad con 2 goles en su tercer amistoso con los Mariners, y el sueño estaba más cerca. «Estoy simplemente feliz por haber tenido una oportunidad y estoy orgulloso de mí», declaró tras el duelo.

«Esto fue muy grande. Fui titular y marqué dos goles. Me siento muy bien. Para esto he trabajado duro. Intento hacerlo cada vez mejor y estoy en el buen camino. Soy entusiasta, por eso estoy aquí jugando lo mejor que puedo», agregó el plusmarquista.

«Estoy aprendiendo y mejorando mucho. Estoy feliz de poder demostrar al mundo que estoy mejorando. Anotar el primer gol en el fútbol profesional ha sido un gran desafío. Estoy muy orgulloso», reflexionó quien se ha puesto como gran objetivo ser un futbolista profesional, a pesar de sus ya 32 años. 

 «Quiero ser un Mariner -el apodo del elenco australiano- y entrar en el equipo», insistió. «Es muy humilde, ha encajado muy bien y su mejoría es enorme», comentó por su parte Ross McCormack, un ex jugador del Aston Villa que hoy comparte la delantera con el jamaicano.

AFP

¿Logrará firmar su primer contrato como jugador profesional? 

Puede interesarte