Por Alejandro Basulto
20 mayo, 2020

El alcalde de Tantará, Jaime Urbina Torres, fue intervenido junto a otras personas que lo acompañaban, al incumplir normas como el toque de queda. Estaba escondido en un ataúd.

A la fecha, Peru está entre los países con la mayor tasa de contagios de Sudamérica, con casi 100 mil personas infectadas y casi 3 mil víctimas fatales a raíz de la pandemia del COVID-19. Números que solo lo pone por detrás de Brasil en el continente, nación que a la fecha, es la tercera con más infectados en el mundo. La situación está siendo tan grave en las tierras peruanas, que medidas estrictas como el toque de queda y otras normas sanitarias, se han visto cada vez más rigurosamente aplicadas, con la finalidad de enfrentar de mejor manera el  coronavirus. Sin embargo, aún así, no todos parecen estar de acuerdo en respetarlas.

Jaime Rolando Urbina Torres/Facebook

Muchas personas han sido pilladas quebrantando la cuarentena y violando el mismo toque de queda, lo que ha desembocado en arrestos y multas. Y uno realmente no esperaría ver a una autoridad entre estas personas detenidas, pero esto sí ocurrió en el distrito de Tantará, siendo su alcalde, Jaime Rolando Urbina Torres, quien fue intervenido el lunes en la noche por agentes de la Policía Nacional después de trasgredir el toque de queda y el distanciamiento social en tiempos en que su país se encuentra en emergencia nacional debido al COVID-19.

Esteban Saldaña

El alcalde de este distrito que se encuentra en la provincia de Castrovirreyna, en la región de Huancavelica, había sido encontrado en un ataúd, haciéndose pasar por un cadáver. De hecho, los agentes policiales pensaron que había fallecido a causa del COVID-19, junto con todos los otros asistentes del encuentro, que también se habían ocultado en los cajones. Pero fueron descubiertos en su plan y trasladados a la comisaría de la localidad.

Esteban Saldaña

Se encontró también licor en el lugar, y alcalde Jaime Rolando Urbina Torres habría estado bajo los efectos del alcohol durante el momento de su detención. Misma autoridad distrital que ha sido cuestionada por su manejo de la pandemia, acusándosele de una supuesta desatención ante la crisis. En otras cosas, porque de los 54 días del estado de emergencia, solo habría permanecido ocho días en Tantará, algo que él aseguró que no era así y que sí se encontraba en la jurisdicción, solo saliendo de la localidad para realizar gestiones.

Según consigna El Comercio, además se le ha solicitado la conformación de un Comando COVID-19 en Tantará, para evitar la aparición de nuevos casos de esta enfermedad, junto con también la adopción de otras medidas, como la implementación de un albergue. Sin embargo, hasta ahora la respuesta que ha recibido esta población, fue saber que su alcalde fue encontrado haciéndose el muerto tras violar la cuarentena, y posiblemente en estado de ebriedad.

Puede interesarte