Por Alejandro Basulto
10 julio, 2019

Durante 2 meses recibió quejas por malos tratos de sus trabajadores, por lo que decidió comprobarlo en persona. Y se llevó una pésima impresión de muchos de sus empleados.

Carlos Tena, es el flamante alcalde de Cuauhtémoc, Chihuahua, en México. Y siendo reconocido por su llegada con las personas y en especial, con los más necesitados, le sorprendía la cantidad de quejas que había recibido durante los últimos dos meses, debido al supuesto maltrato que estaban ejerciendo sus funcionarios a los ciudadanos.

El Heraldo de Chihuahua

Fue entonces, que dividido entre la opción de creerle a sus compañeros de trabajo o a sus ciudadanos, que optó por disfrazarse como una persona con necesidades especiales. Se hizo pasar por un hombre en silla de ruedas, que tenía una lesión en el rostro (que justificaba un vendaje en su cara), además de que usó lentes y gorro junto con una manta, para evitar ser descubierto por sus trabajadores.

Su finalidad era bien simple, ya que solo buscaba poner a prueba la solidaridad y compasión de sus funcionarios. Por lo que actuar como una persona con necesidades especiales, le pareció la mejor idea para ver cuál el trato real de sus empleados hacia los ciudadanos.

El Heraldo de Chihuahua

No le contó de esto a nadie más que una persona, quien lo acompañó un jueves a presentarse en la Dirección de Desarrollo Social del municipio para solicitar una despensa, que es una especie de bono que sirve para adquirir alimentos en centros comerciales.

Y su decepción fue grande. Debido a que recibió un trato indignante. A tal nivel que se sintió menospreciado. Y que según consigna, el medio El Heraldo de Chihuahua, con la sola excepción de una empleada que le ofreció gelatina, fue lamentable el trato que recibió.

El Heraldo de Chihuahua

Él siempre ha solicitado a sus funcionarios que más que preocuparse de no atender mal, que se preocupen de atender bien. Pero área tras área a la que fue enviado, fue rechazado y recibió un trato que le hizo después tomar medidas fuertes.

Finalmente tras esperar mucho tiempo para subir un ascensor y más de 30 minutos para poder reunirse con el secretario del alcalde, llegando al pasillo principal, se puso de pie, se sacó su disfraz y todos quedaron en shock al saber que era el mismo alcalde a quien estaban atendiendo.

El Heraldo de Chihuahua

“Me dio coraje que las personas que están ahí trabajando y ganando un sueldo, traten mal a la ciudadanía. Les di su buena leída de cartilla y les dije que no quería volver a saber que trataran mal a alguien”

– dijo el alcalde Tena.

Finalmente terminó despidiendo a varios empleados, debido a que él buscaba un trato ejemplar para los ciudadanos.

Puede interesarte