Por Luis Lizama
19 marzo, 2020

A pesar de ser vuelos humanitarios, mandó a bloquear la pista con vehículos atravesados. Horas más tardes fue notificada sobre su contagio de Covid-19. ¿Justicia divina?

Lamentablemente a veces la paranoia puede más. La ciudad de Guayaquil (Ecuador) es una de las que presenta mayor número de casos positivos para coronavirus. Actualmente están bajo cuarentena y con restricción de movimiento. Cynthia Viteri, la máxima autoridad de la ciudad, ha hecho noticia por una situación inédita.

Es la alcaldesa de Guayaquil e impidió que aviones provenientes de España y Países Bajos, aterrizaran en la pista de su aeropuerto. El que venía desde Madrid tenía autorización al no movilizar pasajeros, pues era un vuelo humanitario. La edil temía del coronavirus y, paradójicamente, horas más tarde fue notificada sobre su contagio.

Según informa el medio local El Diario, la fiscalía del lugar inició una investigación por la acción de trabajadores de la municipalidad de Guayaquil, quienes por orden de la alcaldesa, bloquearon la pista de aterrizaje.

Los aviones finalmente fueron desviados a Quito, donde pudieron cumplir su misión.

Archivo personal Cynthia Viteri

“Asumo la responsabilidad de haber mandado los vehículos del municipio de Guayaquil a impedir que el avión de Iberia aterrice aquí con 11 pasajeros de Madrid, para que se queden en Guayaquil, foco de infección y de riesgo”.

Aclaró la edil a través de un video.

Una situación lamentable, pues su orden no corresponde ni sigue los protocolos indicados en la ciudad. De hecho, los funcionarios que impidieron los aterrizajes, quedaron detenidos por transgredir la cuarentena, con toque de queda, ordenada para la ciudad.

Triste y paradójicamente, horas más tardes la mujer recibió la noticia de su positivo por Covid-19. Se trata de una triste situación que muchos han tildado como “justicia divina”.

La máxima autoridad de Guayaquil había confirmado que, de ser necesario, volvería a repetir su acción, a pesar de que los aviones no traían pasajeros y sí contaban con la autorización necesaria. 

A pesar de lo anterior, la noticia de su infección es terrible y esperamos que logre sortear la enfermedad lo más temprano posible y sin ningún riesgo.

Puede interesarte