Por Diego Cid
24 abril, 2017

¿Tanta coincidencia? ¡Es como si estuviese destinado a suceder y es muy peligroso!

Recuerdo que mi tío una vez perdió un neumático en la carretera. Con mucha dificultad logró recuperar el control del vehículo y hacerlo derrapar hasta un costado, pero el peligro no acabó ahí: la llanta cruzó el bandejón hacia los vehículos que venían en dirección opuesta, con tal suerte de que no chocó a ninguno y desapareció por el otro lado. Sí, suerte, pues uno de esos proyectiles puede ser fatales de llegar a impactar contra otra persona.

Es por eso que no es poco terrorífico el hecho de que una llanta perdida haya entrado en una farmacia en Turquía y golpeado a dos personas.

Ésta se desprendió de un vehículo en movimiento, cruzó un charco, rebotó contra un árbol y entró al establecimiento donde Ibrahim Obaz y Volkan Ay se encontraban visitando al dueño, Abdulkadir Erdeve.

Twitter / Daily Sabah

Ese momento en que sabes que ya valiste.

«Somos una farmacia. Estábamos esperando por paciente y en vez de eso entro una rueda. Estamos completamente impactados».

Abdulkadir Erdeve, dueño de la farmacia.

 

Gracias a que la llanta golpeó otras cosas y perdió aceleración el golpe no fue fatal para ninguno de los hombres que se encontraban dentro del local, así que en ese sentido al menos pueden agradecer que no pasó a mayores.

Es más, Erdeve incluso bromeó diciendo que espera que no entre un camión la próxima vez.

Twitter / Daily Sabah

Se puede ver el momento exacto en que supo que dejaría un moretón.

 

Puede interesarte