Por Constanza Suárez
13 abril, 2018

Todos soñamos alguna vez con ganar “¿Quién quiere ser millonario?”. Charles lo logró, haciendo trampa.

En septiembre de 1998, un nuevo programa revolucionaba la televisión británica “¿Quién quiere ser millonario?”, se volvió uno de los concursos más apetecidos por la audiencia y de los más exitosos en la historia. Más tarde se replicaría en varios países e incluso se volvería un juego de mesa.

El famoso programa esconde un escándalo hipnotizante.

El tercer ganador del concurso televisivo, fue Charles Ingram, un ex comandante del ejército británico que se llevó un contundente premio en 2001. Pero que más tarde sería acusado de hacer trampa.

Un elemento clave en el engaño de Charles, fue la tos, según consigna la BBC. Esta es su historia completa. 

Public domain

Charles está sentado ahí frente a millones de espectadores, a punto de cometer uno de los engaños más torpes, más ineficaces, pero a la vez brillantes de este siglo.

Pregunta, aplauso, pregunta, aplauso. Esa sería la secuencia perfecta para robar un millón de libras. La esposa de Charles, había estado en el programa, donde ganó 42 mil dólares. Su hermano Adrian también apareció en el 2000.

Enterprise news and pics

La participación del ex comandante en el programa no comenzó de la mejor forma. Cuando llevaba un pozo de 5 mil dólares de ganancia, ya había utilizado dos de sus líneas de vida y luchaba contra una pregunta. Respondió y justo en ese momento se terminó la grabación del día, por lo que debía volver para un siguiente episodio. Pero dentro de la producción dudaban de hacerlo.

Extrañamente y casi como un milagro, Charles volvió a grabar, llegando a un millón de dólares rápidamente.

ITV

Y es que antes de volver a subirse a la silla de participantes, construyó un plan grotesco en su estupidez, pero hilarante en su ejecución.

Todo partió cuando su esposa encontró en Tecwen un aliado. El profesor universitario conocía desde antes a Diana. Los tres en conjunto, formarían una alianza durante el programa: cuando hicieran una pregunta, Charles leería las cuatro respuestas posibles, y Tecwen tosería después de la correcta. 

No suena como un plan terrible, pero lo más asombroso de ver, era como efectivamente lograron llevarlo a cabo sin inconvenientes.

Lo más desconcertante, es que antes de responder las preguntas, Charles cometía un acto totalmente estúpido: comentaba cosas como “no tengo idea qué es eso”, o “nunca lo he escuchado”. A medida que avanza en la competencia, su comportamiento se vuelve totalmente errático.

En una complicada ronda final, los nervios del público estaban fuera de control. Charles recorrió cada una de las opciones. Estaba en éxtasis y sentía terror al mismo tiempo. Hasta que finalmente se decidió por la A. Respuesta correcta, se convirtió en millonario.

ITV

Pero por supuesto, lo atraparon. El pago por 1,3 millones de dólares fue suspendido y tras un juicio de cuatro semanas, Diana Ingram, Tecwen Whittock y Charles Ingram fueron condenados a prisión. Finalmente fue suspendida y tuvieron que pagar una multa. Después de esto, el Comandante fue despojado de su título por la Junta del Ejército, después de 17 años de servicio.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Aquí puedes ver un gracioso compilado de las toses que casi lo hicieron millonario.

Hasta el día de hoy, los Ingrams defienden su inocencia.

 

Puede interesarte