Por Cristofer García
11 mayo, 2020

La minería ilegal y los madereros hacen de las suyas mientras hay menos vigilancia. Piden mayores medidas para combatirlos.

Mientras los ojos del mundo están puestos sobre la actual pandemia de COVID-19, hay un factor que está siendo olvidado y que representa un gran problema. La salud ahora es lo más importante, pero mientras esta crisis sanitaria ocurre, el Amazonas se deforesta cada vez más.

 En el último mes de abril, cuando los casos de coronavirus crecieron más en el mundo, la selva amazónica de Brasil también incrementó la deforestación, según reseñó BBC.

Reuters

De acuerdo a datos de la agencia de investigación espacial de Brasil, el área destruida en este lapso de un 64%, un aumento respecto al mismo registro hecho en abril de 2019. Y es que durante los primeros 4 meses de 2020, la destrucción del bosque por madereros ilegales y ganaderos aumentó un 55%, según esta agencia citada por BBC.

Reuters

Según el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil, estos serían unos 405 kilómetros cuadrados del Amazonas, que han sufrieron deforestación en este mes. Mientras que en 2019 en este mismo lapso fueron 248 kilómetros cuadrados el territorio afectado.

Reuters

Mientras que entre enero y abril de este año se perdió un total de 1.202 kilómetros cuadrados producto de la deforestación. Esto le ha costado fuertes críticas al presidente brasileño Jair Bolsonaro.

Desde el inicio del brote de coronavirus en Brasil, los activistas ambientalistas han asegurado que el gobierno no ha prestado atención a esta situación en el Amazonas, mientras que la administración de Bolsonaro lo desmiente. Lo cierto es que la deforestación se ha elevado durante su período de gobierno.

Reuters

“La pandemia no ha ayudado porque aparentemente hay menos agentes y los madereros ilegales obviamente no se preocupan por el virus en áreas remotas del Amazonas“, afirmó Paulo Barreto, investigador principal del grupo conservador sin fines de lucro Imazon.

Reuters

Brasil ha sido uno de los países más afectados por el COVID-19 en la región, con al menos 163.510 casos confirmados de esta enfermedad y unas 11.207 muertes por esta causa.

Reuters

Por ahora, este país suramericano tiene dos graves problemas a los cuales prestarle atención.

Puede interesarte