Por Alejandro Basulto
13 febrero, 2020

Lucio es un indígena de 74 años, que después de frustrar el robo de su herramienta de trabajo, quedó preso injustamente por causar lesiones al ladrón a modo de defensa.

Lucio Yañez García es un indígena otomí que por primera vez a sus 74 años está preso. Se encuentra actualmente en Chiconautla, uno de los penales más peligrosos del Estado de México, por un hecho que tiene consternada a la sociedad mexicana. Porque no mató, no cometió un delito sexual, no estafó ni robó algo siquiera, sino que se encuentra ahí por haberse defendido y después no haber podido pagar la fianza.

Noticieros Televisa

Esto ocurrió el 13 de febrero del 2019, cuando caminaba por una calle del municipio de Ecatepec, junto a su querido violín. Su herramienta de trabajo y el sostén económico y emocional de su vida. Este instrumento para Lucio no es cualquier objeto, sino que hay un fuerte cariño detrás, porque su presencia y uso lo acompaña y le permite subsistir.

Noticieros Televisa

“Pues ya está uno grande, ya no le dan a uno ‘chamba’(trabajo) como quiera, pues andaba ahí con mi violincito”

– declaró Lucio Yañez a Noticieros Televisa.

Por eso cuando en la caminata fue sorprendido por detrás por un hombre que le quería robar su violín, su reacción consistió en un poderoso instinto lleno de emociones. Le querían quitar lo que le permitía subsistir siendo analfabeto y ya no teniendo las fuerza necesaria para seguir trabajando como ayudante de albañil.

Noticieros Televisa

“Me jaló mi violín y como no se lo quería yo dejar, sacó la pistola, me dio un cachazo en mi oreja, yo lo tengo reventado el oído y mi oreja”, y en la desesperación tomó un cuchillo de un puesto de tacos, “lo alcancé a picar, fue un momento, un momento repentino que pues yo con el coraje. Yo considero que me defendí, por lo mío, porque se llevó mi violín”

– contó el hombre de 74 años a Noticieros Televisa.

A pesar de que solo le ocasionó una lesión de menor de importancia al ladrón, y el delito no fue tipificado como grave, le pidieron 76 dólares para que pudiera seguir en libertad. Dinero que no tenía, debido a que no tienen familia ni recursos parar pagarlos. Por lo que sigue preso, en unas de las cárceles más peligrosas de su país.

Noticieros Televisa

“Pues a lo que me dijo la defensora que me andaba ayudando, te van a poner dos años, pero vas a dar 4,666, es lo que me puso de mi fianza, pero como no tengo quién me apoye pues me quedé”

– explicó lamentándose el longevo violinista.

Es un hombre muy respetado y conocido en su barrio, sabiéndose por todos sus vecinos que vivía solo y que nunca tuvo problemas con otras personas. Él se ayudaba aquí de sus propinitas de que le daban de la cantada, porque de otra forma no, nadie le echaba la mano”, relató por ejemplo, Daniel Ramos Rojas, uno de sus vecinos.

Noticieros Televisa

Siendo Adela Alvarado, otra vecina, la única que ha intentado ayudarlo. “Cuando yo fui a quererlo sacar me pidieron una cantidad que no la tengo”, se lamentó en su momento. Habiendo por lo menos, aunque sea logrado hacerle llegar al interior del penal un violín, que es el que lo acompaña y le alegra los días a Lucio. Quien se encuentra con una condena para muchos injusta, que tiene mucho de clasista.

Noticieros Televisa

“Simplemente fue un acto, reflejo de defensa de su patrimonio, de defensa de su modo de vida y de comer. Estamos en presencia de lo que podemos llamar la legítima defensa (…) Las cárceles están llenas de personas pobres, porque son las que no se pueden defender. Los derechos humanos fueron violentados en el caso de este señor más tratándose de un indígena, de un indigente y de una persona de la tercera edad”

– argumentó el abogado penalista, Raúl Espinola.

Una historia que esperemos que termine bien, y que Lucio pueda volver a seguir disfrutando de su violín en libertad.

 

 

 

 

Puede interesarte