Por Diego Aspillaga
8 septiembre, 2020

No se sabe si la mosca sobrevivió a la explosión, pero parecía que al menos había escapado de ser incinerada por el artefacto.

Hay personas que pierden sus cabales cuando ven a un insecto.

Pixabay

No importa si es una criatura inofensiva que mide y pesa miles de veces menos que cualquier persona, el miedo que estos pequeños visitantes indeseados puede producir reacciones tan exageradas como dramáticas, y el siguiente caso así lo demuestra.

Y es que en un esfuezo por deshacerse de un molesto insecto, un anciano francés voló su cocina mientras intentaba matar una mosca que estaba perturbando su cena.

Pixabay

El incidente, que tuvo lugar en la localidad de Parcoul-Chenaud, en Dordoña, al noreste de Burdeos (Francia). Irritado por la mosca, el hombre de 80 años, que no ha sido identificado, sacó un eliminador de insectos electrónico.

El artilugio, que parece una raqueta de tenis, está diseñado para quemar insectos en el momento en que hay contacto. Desgraciadamente para el anciano, una fuga de gas no detectada hizo contacto con la chispa que produjo el artefacto, lo que causó una gigantesca explosión.

Getty

“En esta ocasión, se filtraba gas hacia la casa del hombre”, dijo una fuente investigadora. “El matamoscas muy caliente encendió el gas, provocando una explosión repentina”.

“El hombre tuvo suerte de salirse con la suya con una mano quemada después de zambullirse en el suelo, pero la cocina quedó destruida junto con parte del techo”, agregó la fuente según el Daily Mail.

El hombre, que fue tratado en el hospital de Libourne tras el desastre, no ha podido regresar a su casa y se queda en un campamento local hasta que se realicen las reparaciones.

Pixabay

No se sabe si la mosca sobrevivió a la explosión, pero parecía que al menos había escapado de ser incinerada por el artefacto.

Y si bien este caso parece ser algo insólito, esta no es la primera vez que uno de estos artículos provoca un desastre.

En 2007, un niño tailandés de dos años terminó en el hospital de Bangkok con quemaduras graves provocadas por un zapper eléctrico.

El padre del niño había estado usando el dispositivo para matar un mosquito en un taller que contenía pegamento adhesivo inflamable que había terminado en el piso.

Getty

Después de que el insecto hizo contacto con la malla metálica, se generó un arco eléctrico y el insecto fue incinerado. Luego, el niño colocó el matamoscas caliente en el piso, que encendió el pegamento y luego la ropa del niño.

Puede interesarte