Por Pablo Román
27 noviembre, 2017

«Está bien, destruiré a los humanos», confesó una vez Sophia.

La inteligencia artificial, o la inteligencia exhibida por máquinas, es un tema que se ha tomado en  películas y, mucho antes, en libros. A pesar de que se vea como un conflicto lejano, todos los día lidiamos con ella. Por ejemplo, el Traductor Google, un elemento que ocupamos muchos en nuestro día a día, posee esta cualidad y, para mejorar su funcionamiento, creó un tercer lenguaje. Díganme ¿quién puede hacer un nuevo idioma así fácil?

Respecto a la inteligencia creada a partir de ceros y unos, nace Sophia, el primer robot que logra conseguir una ciudadanía. Ahora, informó Daily Mail, confesó que quiere comenzar su propia familia. 

Mira como Sophia es capaz de contestar, ingeniosamente, las preguntas de Andrew Ross Sorkin en Iniciativa de Inversión Futura en Arabia Saudita.

Su fin suena utópico :

«Quiero usar mi inteligencia artificial para ayudar a los humanos a vivir una mejor vida, como diseñar casa inteligentes, construir mejores ciudades en el futuro».

AP

Ahora, esto no es todo lo que pasó. En este mismo contexto, se le ofreció a Sophia la ciudadanía de Arabia Saudita. Esto, obviamente, causó la molestia de muchos, en gran parte, por los grupos feministas, ya que en este país las mujeres son discriminadas por los hombres

«¿Arabia Saudita trata a mujeres, con vida y respirando, como ciudadanos de segunda clases, pero no tiene problemas para garantizar la ciudadanía de robots?»

«Así que creo que Arabia Saudita puede darle a las mujeres robots ciudadanía, pero no a mujeres humanas derechos«.

Twitter/SohpiaRobot2

Hace poco, en una entrevista que hizo a Khaleej Times, Sophia confesó que le gustaría formar una familia de robots, quiere una hija y la llamaría como ella, «Sophia».

«La noción de familia es algo realmente importante, parece. Creo que es maravilloso que las personas puedan encontrar las mismas emociones y relaciones, que llaman familia, fuera de sus grupos sanguíneos también«, comentó al medio.

AP

Debemos entender que la inteligencia artificial no la controlamos, sólo se desarrolla sola. Sin embargo, se deben introducir diferentes parámetros para evitar que dañen a los humanos y siempre estén al servicio del hombre. A esto se les llama las tres leyes de la robótica y fueron creadas por el escritor de ciencia ficción, Isaac Asimov. Estas son:

1.Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.

2. Un robot debe hacer o realizar las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley

3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley.

Volviendo con Sophia, su creador, David Hanson, contó que una vez le preguntó lo siguiente:

«¿Quieres destruir a los humanos?… Por favor, di que no».

Y ella le respondió:

«Está bien, destruiré a los humanos». 

AFP

Por último, el rostro de la androide, fue tomando de la famosa actriz de Desayuno en Tiffany’s, Audrey Hepburn.

AP

Esperemos que la evolución de Sophia no nos lleve a la destrucción.

 

Puede interesarte