Por Catalina Yob
7 agosto, 2017

ADVERTENCIA: Las siguientes imágenes podrían herir la sensibilidad de algunas personas. «Tendré que vivir con este nivel de daño por el resto de mi vida. He renunciado a la parte cosmética de las cosas, sólo me siento afortunada de estar viva».

Hace tres años Marisha Dotson de 28 años, notó un pequeño grano en la punta de su nariz que parecía ser parte de un cuadro más de acné adolescente. Sin embargo y a raíz de que éste experimentó un peligroso crecimiento, decidió acudir a una consulta médico, en donde se le aseguró que no había de qué preocuparse y que éste debía desaparecer con el uso de ciertas cremas dérmicas.

Desafortunadamente el diagnóstico estaba a años luz de ser acné, la pequeña e inofensiva espinilla que emergió desde su piel fue la forma en que su cuerpo decidió manifestar el cáncer de piel. Un nuevo equipo médico detectó la enfermedad y estableció que las posibilidades de sobrevivencia eran escasas, de hecho éstas eran sólo del 20%.

Caters News Agency
Caters News Agency
Caters News Agency

El agresivo cáncer causó verdaderos estragos en su rostro. Con el transcurso de tan sólo un par de meses, esta mujer oriunda de Tennessee, Estados Unidos perdió la totalidad de su nariz, una parte de su mandíbula y ocho dientes en total. Gracias a las múltiples y dolorosas intervenciones quirúrgicas a las que se ha sometido en los últimos años y a las prótesis dentales que han sido elaboradas especialmente para ella, Dotson ha logrado sortear el destino y poner de manifiesta las ganas que tiene por vivir.

Esta inspiradora mujer manifiesta actualmente que las severas cicatrices que posee sobre su cuerpo son la representación literal de su incesante lucha por sobrevivir. Con el paso del tiempo aprendió a dejar el ámbito estético fuera y a enfocarse en vencer la agresiva enfermedad que se le fue diagnosticada tras la aparición de un grano común y corriente.

«El cáncer se apoderó de mi nariz y mandíbula pero no de mi cuerpo, así que seguiré luchando. Gané estas cicatrices y debería estar orgullosa de ellas, ya que son el testamento de mi voluntad de vivir, la sangre, el sudor y las lágrimas que he derramado para sobrevivir».

Caters News Agency
Caters News Agency
Caters News Agency
Caters News Agency

A pesar de que los médicos le dieron sólo 20% de posibilidades de vencer la enfermedad, Dotson se esfuerza día tras día por demostrar lo contrario. Aún cuando el implante dental y las constantes cirugías son los elementos que le permiten vivir, la mujer de 28 años estableció a Daily Mail que seguirá manteniendo la perseverancia que ha caracterizado su inspiradora recuperación. 

 

Los últimos exámenes demuestran que el crecimiento de nuevas células cancerígenos ha cesado lo que le ha dado aún más esperanzas de un futuro favorable. Actualmente, Dotson ha adoptado una nueva bandera de lucha: advertir a la comunidad internacional sobre los peligros que puede tener un pequeño e inofensivo grano en el rostro.

 

Puede interesarte