Por Alejandro Basulto
1 diciembre, 2020

“Desde que inicié esta lucha, empresas y gobiernos quisieron hacer ver que no era nadie y que no iba a servir para nada. Sin embargo, eso no me paralizó; al contrario, hizo que buscara más aliados. Encontré la fuerza en la unidad del pueblo maya”, confesó la apicultora Leydy Pech.

Una apicultora maya de 55 años se ha transformado en la gran opositora a Monsanto y al actual modelo de desarrollo agroindustrial en México. Leydy Araceli Pech Martín se ha enfrentado legalmente durante casi 10 años a los pesticidas y a los transgénicos, que junto con la deforestación, han perjudicado por sobre todo a los ecosistemas de que dependen las abejas. Ella es poseedora de varios colmenares que son sostén de la economía familiar, dedicándose esta mujer, como muchas otras de la zona, a la crianza y preservación de la abeja melipona beecheii, que es una especie silvestre sin aguijón domesticada por los pueblos mayas de México desde hace siglos.

Fundacion Goldman

Hasta ahora, el máximo logro de su lucha contra la deforestación, los pesticidas y los transgénicos, ha sido haber encabezado una coalición con el fin de detener la siembra de soya genéticamente modificada por la empresa transnacional, Monsanto, en el sur del país. La Corte Suprema de la nación le dio la victoria, cuando dictaminó que el gobierno había violado los derechos de los mayas. Por ello, se suspendió la siembra y se le revocó el permiso gubernamental a Monsanto para cultivarla.

“Desde que inicié esta lucha, empresas y gobiernos quisieron hacer ver que no era nadie y que no iba a servir para nada. Sin embargo, eso no me paralizó; al contrario, hizo que buscara más aliados. Encontré la fuerza en la unidad del pueblo maya (…) No sólo ha sido una lucha contra Monsanto, sino contra todo el modelo de desarrollo agroindustrial que se ha impuesto en México y que nos está perjudicando”

– dijo Leydy Pech a la BBC

Fundacion Goldman

Lamentablemente, ella asegura, que aún tras ganar el juicio, en su municipio se sigue sembrando y comercializando soya transgénica, en lo que para esta dirigente social, se produce en un ambiente de impunidad y de violación de derechos. Ella exige que las autoridades competentes aterricen e implementen debidamente esta revocación del permiso a Monsanto. Para que así no sigan fumigando, deforestando, contaminando y matando a sus abejas. Afirma que están una problemática situación en la que los intereses económicos del gobierno y de las autoridades mexicanas, están por sobre las preocupaciones de los pueblos indígenas, para quienes la selva, el agua, los bosques, la biodiversidad son importantes y el foco de su cuidado y conservación ancestral.

Fundacion Goldman

Por todos sus esfuerzos y activismo, el lunes 30 de noviembre, Leydy Pech, también conocida como la”guardiana de las abejas” o “dama de la miel”,  recibió un Goldman, el premio ambiental más importante del mundo. Galardón obtenido por su lucha histórica, que es “un modelo para otros movimientos de lucha indígena en la protección de sus derechos y de sus tierras”, según comunicó la Fundación Goldman.

Mientras que ella espera que esta condecoración le ayude a visibilizar los problemas que enfrenta su pueblo y seguir adelante con una batalla que todavía falta mucho para que termine.

Puede interesarte