Por Constanza Suárez
14 septiembre, 2020

Los legisladores del estado de Kaduna acogieron la castración quirúrgica como castigo para los condenados por abusar a menores de 14 años.

El Parlamento regional de Kaduna en Nigeria acaba de aprobar la castración química como castigo para los condenados de violación a niños menores de 14 años.

El gobernador del estado, Nasir Ahmad el-Rufai, debe firmar el proyecto de ley para que se convierta en ley en el estado del noroeste. Anteriormente apoyó la castración para evitar que los violadores reincidieran.

Adekunle Ajayi

La ley federal de Nigeria establece entre 14 años y cadena perpetua como castigo, pero los legisladores estatales pueden establecer diferentes reglas de sentencia, según informó BBC.

El estigma a menudo impide que las víctimas denuncien incidentes de violación en Nigeria y el número de enjuiciamientos exitosos es bajo. Pero tomar medidas al respecto a tema urge en la zona, donde ocurrió una ola de violaciones que llevó a los gobernadores estatales incluso a declarar estado de emergencia.

Getty

Desde 2015, cuando se introdujo una nueva ley, se han acusado a unos 40 sospechosos de violación, en un país de unos 200 millones de personas, según la Agencia Nacional para la Prohibición de la Trata de Personas (Naptip), que tiene una lista de delincuentes sexuales en su sitio web.

Unsplash

La nueva ley amplió el alcance bajo el cual los delitos sexuales pueden ser sancionados en Nigeria y eliminó el límite de tiempo de dos meses durante el cual los casos de violación debían ser juzgados antes de que no pudieran ser juzgados en un tribunal.

La directora de la agencia, Julie Okah-Donli, le dijo a la BBC que, como la carga de la prueba recaía en la fiscalía, probar los casos de violación es “bastante tedioso y técnico” y que “disuadirá a los violadores”.

Reuters

La castración quirúrgica no se practica ampliamente en el mundo y se considera controvertida en los pocos lugares donde todavía se usa. No está en las directrices elaboradas por la Asociación Internacional para el Tratamiento de Delincuentes Sexuales (IATSO) y los críticos argumentan que los efectos físicos son irreversibles y pueden tener graves consecuencias físicas y mentales.

Puede interesarte