Por Vicente Quijada
30 julio, 2018

Para más remate, no fue el único curioso momento que protagonizó el juez.

Últimamente, Mesut Özil no levanta muchas pasiones. Recién renunció a la selección alemana, a quienes acusó de racistas, mientras ellos se defendieron alegando que todo era para esconder su bajo rendimiento durante la gesta mundialista. Sin embargo, hay lados en donde aún admiran al “mago” alemán, y Singapur es uno de ellos.

En el contexto de la International Champions Cup, que para este encuentro se realizó en el Estadio Nacional de dicho país, el árbitro local Nathan Chan Rong se acercó al “10” del Arsenal antes que se iniciara el encuentro. 

Allí, le pidió que le firmara un autógrafo. Como si eso ya no fuera lo suficientemente insólito -sumado a que fue previo al duelo-, el juez le dio una superficie muy curiosa para realizar dicha firma: una cartulina amarilla. De locos. 

Sin embargo, no fue la única escena fuera de lo común que protagonizó el singapurense. Antes de que se iniciara el encuentro, y para el tradicional sorteo entre los capitanes, Rabiot y -precisamente- Özil debieron presenciar una escena de lo más curiosa. 

En vez de usar, como siempre, una moneda, el juez decidió usar una tarjeta de crédito para definir quien empezaba en qué lado de la cancha. Por suerte para los jugadores, estaba marcada con un “cara” y “sello” para evitar complicaciones.

Para más remate, el duelo acabó con un contundente 5-1 a favor de los ingleses (!), con Mesut marcando la apertura de la cuenta. ¿Lo habrá celebrado el árbitro?

Puede interesarte