Por Diego Aspillaga
27 mayo, 2020

Si escupir a alguien en tiempos previos al coronavirus era visto como un acto agresivo y reprochable, hacerlo en plena pandemia ahora es un acto criminal que trae duras sanciones.

El coronavirus tiene a todo el mundo de cabeza. En pocos meses, pasamos de tener completa libertad de salir de casa, viajar y trabajar a estar encerrados, estresados y preocupados por una pandemia que ha contagiado a millones y matado a cientos de miles en el mundo entero.

AP

Y si bien la mayor parte de las personas ha logrado manejar los niveles de ansiedad y mantener su civilidad, existen otras que simplemente perdieron un poco de cordura, y este caso así lo demuestra. 

Una confrontación entre dos compradores en un supermercado de Newtown, Connecticut (Estados Unidos), terminó con una mujer arrestada luego de que se quitara la máscara y le escupiera en la cara de un hombre por no seguir las reglas de distanciamiento social de la tienda.

Patch.com

Si escupir a alguien en tiempos previos al coronavirus era visto como un acto agresivo, asqueroso y reprochable, hacerlo en plena pandemia con una enfermedad que se transmite por la saliva y que puede matar a cualquiera ahora es un acto criminal que trae duras sanciones, y así lo comprobaría esta mujer.

Según un resumen publicado por el Departamento de Policía de Newtown, los oficiales fueron llamados a Big Y en Queen Street poco después de las 4 p.m. el 18 de mayo. En una llamada al 911, una persona se quejó de que «mientras compraba en Big Y, tuvo una discusión con una mujer sobre ir por un pasillo equivocado».

La disputa sobre la etiqueta del pasillo comenzó cuando Martine Shanchuk, de 40 años, aparentemente trató de hacer cumplir la política de distanciamiento social de la tienda por su cuenta. En marzo, cuando el cierre del estado relacionado con el coronavirus impuso nuevos procedimientos de seguridad para negocios esenciales, Big Y comenzó a operar con límites de clientes, pantallas de plexiglás en las estaciones de cajero y pasillos unidireccionales que permiten a los compradores mantener 6 pies de distancia.

AP

Cuando llegaron los oficiales, Shanchuk explicó que después de ver a un «hombre joven» caminando en la dirección equivocada por un pasillo, «sintió que era necesario decirle que se diera la vuelta y aplicara las reglas del pasillo de Big Y«, dijo la policía según la publicación de Patch.com.

A partir de ahí, la situación se tornó más violenta. Cuando el otro comprador no se dio la vuelta, Shanchuk «se detuvo en el pasillo para evitar que continuara por el pasillo en la dirección equivocada».

Según la denuncia, Shanchuk «continuó gritándole a la otra persona en la tienda [y] porque no la estaba escuchando, ella se quitó la máscara y escupió en la cara del hombre».

Reuters

Al llegar a la escena, y luego de revisar las cámaras de seguridad, los oficiales de policía se vieron obligados a arrestar a Shanchuk por cargos de violación de la paz en segundo grado, arriesgando hasta 6 meses en la cárcel y una multa de mil dólares.

La mujer fue puesta en libertad por promesa escrita de comparecer para una audiencia en la corte en julio.

Considerando que sacarse la mascarilla en un lugar público lleno de gente y escupirle al joven pudo haber puesto la vida de cientos de personas en riesgo, esta mujer se salvó de no haber sido acusada de cargos más graves. 

Puede interesarte