Por Alejandro Basulto
26 marzo, 2020

No bastaba los que acaparan todo, también tenían que aparecer los ladrones…

Una de las consecuencias del coronavirus, es el desabastecimiento de muchos suministros básicos debido al pánico provocado por esta pandemia. Con más 468.730 casos de contagios y más de 21.460 fallecimientos, es mucha la gente que, impulsada por el miedo, ha realizado compras acaparando cosas que realmente no necesita en dicha cantidad. Esto ha provocado la ausencia y la falta de suministros tan básicos como el papel higiénico en diferentes rincones del mundo, que han motivado acciones de distinta índole.

Reuters

Ya que mientras se ha sabido de casos de personas que regalan rollos de papel higiénico que han encontrado en sus hogares o dependencias, o también de gente que le ha obsequiado de estos suministros básicos a una madre en apuros… También hay casos que a diferencia de estos, sacan lo peor de uno. Como ocurrió con dos sujetos que irrumpiendo en una cadena de tiendas de Woolworths, en Australia, amenazaron con un cuchillo y robaron 500 rollos de papel higiénico.

Getty Images

«Apoyo todas las medidas tomadas por la policía para proteger a nuestras comunidades de este tipo de actividad criminal vergonzosa (…) La gente de Nueva Gales del Sur no tolerará el comportamiento criminal en ningún momento y mucho menos durante esta crisis (…) La gente necesita crecer y cuidar a nuestros más vulnerables»

– fue lo que declaró al respecto, el Ministro de Policía y Servicios de Emergencia de Nueva Gales del Sur, David Elliott, según consigna Metro.co.

Policía de NSW

El dúo atacó al menos cuatro tiendas en los suburbios del oeste de Sydney, entre las 7 p.m. y las 8:30 p.m. el domingo. Atacaron también las tiendas en las cercanías de Bass Hill y Lidcombe, pero finalmente tuvieron que huir con las manos vacías. La policía a raíz de este delito, publicó las imágenes de los sujetos con la esperanza de que alguien los reconozca y les dé sus nombres.

Policía de NSW

Actualmente en Australia hay 2.799 casos de contagios y 12 fallecimientos producto del COVID-19, haciéndolo, por lo tanto, un delito aún más repudiable, debido a que ocurre en un contexto donde el sistema de salud del país está en crisis, y que por los acaparadores, cada vez hay menos suministros básicos disponibles.

Puede interesarte