Por Constanza Suárez
22 noviembre, 2017

No me importaría vivir arriba de este avión.

Le llaman el “ático volador” y es que su interior derrocha lujos. Lo menos que parece es un avión. Sino que más bien un lugar caido del cielo. Solo 230 millones de euros cuesta esta maravilla, que cuenta con más artefactos y elementos increíbles que nuestras propias casas. No me importaría vivir en este avión.

YouTube/ Sam Chui

Bienvenidos al Boeing 787. Su interior es tan asombroso que no sentirás la necesidad de bajarte, o de quedarte en un hotel si estás arriba. Y nos hace llorar como pasajeros de aerolíneas de bajo presupuesto, con estrechos asientos y comida de mala calidad.Los pasajeros súper ricos que tienen la suerte de volar en el Boeing 787 disfrutan de su propio dormitorio principal y otras asombrosas características que incluyen un televisor escondido de 42 pulgadas y un ducha.

YouTube/ Sam Chui

La mayoría de este jet privado se ha convertido en salas de estar o lugares para dormir. Los pasajeros pueden relajarse en un salón de entretenimiento y estudio amueblado con sofás y mesas de comedor.

 

Hay asientos suficientes para 16 pasajeros en el salón, donde dos sofás se pueden mover juntos o separados con solo tocar un botón, escribió el Sr. Chui quien visitó el avión para su blog.  También hay una serie de espacios para comer para los pasajeros.

YouTube/ Sam Chui
YouTube/ Sam Chui
YouTube/ Sam Chui

No se perdonó ningún detalle en todo el avión, ya que otras características incluyen pisos de madera, techos altos abovedados, alfombras hechas a medida y puertas de madera esculpida. El avión cuenta con la última tecnología, incluidas tabletas que permiten a los viajeros controlar la iluminación a su alrededor, persianas y televisores.
En la parte posterior del avión, hay 18 asientos planos completos similares a los de clase ejecutiva en aerolíneas comerciales, y seis asientos de economía premium.

Puede llegar a casi cualquier destino, con un tiempo de vuelo de aproximadamente 17 horas y un alcance de casi 10.000 millas.

YouTube/ Sam Chui


Y no los queremos hacer sufrir más, pero el VVIP Dreamliner B787 Dreamjet -propiedad de DeerJet- construido a medida es como un hotel en el cielo con indulgencias con las que la mayoría de la gente en el terreno solo podría soñar. Pero si te entusiasmaste demasiado, puedes alquilarlo. Claro que por 20 mil euros o 500 euros por persona.

 

Puede interesarte