Por Camila Cáceres
16 enero, 2017

Fotos inéditas acompañadas de una conmovedora carta que escribieron las hijas de Bush a las hijas de Barack y Michelle.

La clase y la dignidad no tienen inclinación política. Así lo demostraron las hijas del ex-presidente George W. Bush y nietas de George H. W. Bush, quienes el 2008 recibieron a las hijas del presidente Barack Obama y les dieron un tour por la Casa Blanca. Ahora escribieron una carta para TIME donde aconsejan a las jóvenes sobre la única cosa que tienen en común, y lo hacen con admirable calidez.

La Casa Blanca, por su parte, ha revelado inéditas y enternecedoras fotos de ese primer encuentro.

Joyce N. Boghosian / White House

“Malia y Sasha”, comienza su carta. “Hace ocho años, en un frío día de Noviembre, las recibimos en la entrada de la Casa Blanca. Vimos la luz y la preocupación en sus ojos al mirar su nuevo hogar. Las cuatro recorrimos los majestuosos pasillo de una casa a la que no tenían más opción que mudarse”.

“Cuando se deslizaron por el solarium, como lo habíamos hecho también a los 8 años y de nuevo como jóvenes de 20 resucitando nuestra infancia, su alegría y risas fueron contagiosas.

Las hemos visto convertirse de niñas en impresionantes mujeres con gracia y sencillez”.

Joyce N. Boghosian / White House

Las jóvenes Bush describen varias de las experiencias de las niñas en su posición de Primeras Hijas, desde su visita a la celda de Nelson Mandela hasta sus risas cuando su padre decía malos chistes entre sus discursos.

Todo esto, claro, lo hicieron bajo la atenta mirada del mundo entero. Es la condena de los Primeros Hijos, como mencionan las hermanas Bush en su carta, “una posición que nadie busca y para la que no hay instrucciones».

Joyce N. Boghosian / White House

«Pero tienen tanto por delante. Escribirán las historias de sus vidas fuera de la sombra de sus famosos padres, aunque siempre llevarán con ustedes las experiencias de los pasados ocho años”.

También les recomiendan que valoren a las personas que estuvieron con ellas durante ese tiempo.

“La que nos recibió durante la inauguración de nuestro abuelo cuando teníamos 7 años fue Nancy, la florista de la Casa Blanca, quien nos hizo salir del frío. Nos enseñó a hacer coloridos ramos con flores de invierno para las mesas de noche de nuestros abuelos. Veinte años después, Nancy se encargó de las flores para el matrimonio de Jenna. Aprecien a su Nancy”.

Jenna y Barbara no se toman todo tan absolutamente en serio. Recomiendan a las niñas: “Disfruten la universidad. Como la mayoría del mundo sabe, nosotras lo hicimos”.

Se refieren, por supuesto, a los escándalos que se armaron alrededor de las jóvenes Bush por beber sin la edad necesaria e incluso presentar una identificación falsa. 

Joyce N. Boghosian / White House

“Ya no tendrán el peso del mundo en sus jóvenes hombros. Exploren sus pasiones. Aprendan quienes son. Cometan errores — tienen el derecho a hacerlo”.

Las jóvenes Obama no se han librado de escándalos por cosas tan inofensivas como bailar o usar prendas de ropa de moda.

Esta realmente conmovedora carta es tanto un importante mensaje para Sasha y Malia como un recordatorio para el público: Estas chicas están recién comenzando a vivir. Tienen derecho a una vida normal.

Joyce N. Boghosian / White House

“Han vivido la increíble presión de la Casa Blanca. Han escuchado las terribles críticas a sus padres de personas que no los conocen. Han estado a su lado cuando sus preciosos padres han sido reducidos a titulares. Sus padres, quienes siempre las han puesto primero y no sólo les han mostrado, sino que dado el mundo.

Como siempre, las estarán apoyando al iniciar este nuevo capítulo. Y nosotras también”.

Este sí que es un admirable ejemplo de humanidad más allá de la política.

Ya sabemos que Barron Trump no tiene prisa de mudarse a la Casa Blanca. ¿Cómo crees que se tome este pesado rol de Primer Hijo?

Puede interesarte