Por Diego Cid
14 agosto, 2017

El ataque racista dividió a la nación y Trump no se quedó atrás.

En Estados Unidos aún se viven las secuelas del violento ataque que tuvo lugar en Charlottesville, Virginia, el sábado. Un vehículo aceleró en dirección a un grupo de protestantes anti-racismo, arrollándolos y acabando con la vida de una mujer de 32 años, identificada como Heather Heyer. Un helicóptero se estrelló en las cercanías también, causando otras dos muertes. Dicho accidente estaría relacionado con el ataque, aunque no se ha revelado de qué forma.

Todo debido a que una junta de supremacistas blancos tuvo lugar en la localidad. El autor fue identificado como James Alex Fields Jr., de 20 años.

Frente a esto, el expresidente de dicho país, Barack Obama, respondió ante la violencia vivida en la ciudad y la lamentable alza del racismo que terminó originando el fatal ataque.

“Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión…”

“La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar…”

“… Pues el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario”.

La cita proviene de la autobiografía de Nelson Mandela, Long Walk to Freedom (El largo camino hacia la libertad).

En tanto, el actual presidente, Donald Trump, también criticó el ataque y mencionó a Obama dentro de su discurso para ilustrar un problema inherente a los orígenes de la sociedad norteamericana.

“Condenamos en los términos más duros posibles esta indignante muestra de odio, intolerancia y violencia en muchos lados. Ha sucedido por un largo tiempo en nuestra sociedad, no mientras está Donald Trump o Barack Obama. Ha sucedido por un largo, largo tiempo”.

Donald Trump.

Al menos otras 35 personas resultaron heridas en el violento ataque, que hizo que Virginia fuese declarado en estado de emergencia. El perpetrador ha recibido un cargo por homicidio en segundo grado y otros tres por heridas graves.

Puede interesarte