Por Alex Miranda
20 agosto, 2018

El periódico estadounidense The New York Times dice tener documentos que acreditan tanto la relación sexual entre el menor y Argento, como el pago para evitar un juicio.

Asia Argento, la actriz, directora y una de las más importantes denunciantes de los abusos del productor hollywoodense Harvey Weinsteinacción que ayudó a poner en marcha el movimiento Me Too y el cambio de paradigma machista en la sociedad-, habría llegado a un acuerdo judicial para que no se oficializara la denuncia de un hombre que la acusa de acoso sexual cuando este era menor de edad y Argento, mayor.

Todo esto es información que el periódico estadounidense The New York Times dio a conocer, asegurando tener en su poder documentos que acreditan tanto el encuentro sexual entre los dos, como el acuerdo al que habrían llegado.

Una paga en forma de «ayuda»

La supuesta víctima de argento es Jimmy Bennett, un joven de 22 años que en su momento fue actor infantil, por lo que terminó trabajando con Argento en la película de 2004, El corazón es mentiroso. Bennett asegura que en 2013, años después de conocerse en el set, Argento lo acosó sexualmente en su habitación de hotel en Marina del Rey, California. Ella en ese tiempo tenía 37 años, mientras que él acababa de cumplir 17, un año menos que la edad legal de consentimiento sexual en ese estado de EE. UU.

Instagram

El New York Times asegura que tiene pruebas documentales de la historia que han recibido, a pesar de no saber quién se las dio, ya que la obtuvieron desde un servidor seguro y de forma anónima. Entre los documentos de los que habla el diario, habría una fotografía -fechada el 9 de mayo de 2013- de Bennett y Argento en una cama, además de la carta de la abogada de la actriz, Carrie Goldberg, que detalla cómo se hará el pago a Bennett para mantener su silencio. Goldberg llama a esto, una «ayuda», para el actor.

Ninguno de los tres involucrados en el caso (Bernmet, Argento o Goldberg) han accedido a hablar con el Times sobre esta historia, por lo que el periódico ha tenido que buscar otras formas de corroborarla. Por suerte pudieron hacerlo, ya que encontraron a tres personas conocedoras del caso que dieron fe de la verdad de esto.

Jason LaVeris / FilmMagic

«Notificación de la intención de demandar»

El diario cita una notificación que el abogado de Bennet envió al entonces abogado de Argento en noviembre, en la carta se lee que la definición legal que se usa es «notificación de la intención de demandar». Ahí, en la carta, se expone que Bennett (su cliente), vivió una agresión sexual que acabó afectando su carrera y que amenaza su salud mental. Se piden 3,5 millones de dólares, ya que los ingresos de Bennett habían caído enormemente en los últimos años y lo atribuía a las consecuencias de aquel encuentro no buscado ni consensuado con Argento.

Esta carta está fechada en noviembre, un mes después de que Asia Argento prestara su testimonio sobre Weinstein en el New Yorker, junto con una docena de mujeres que denunciaban el comportamiento del productor de Hollywood. La voz de Argento, con nombre y apellido, fue importantísima para que las historias ganaran credibilidad, y gracias a esto ella ha sido reconocida por su contribución a poner en marcha el Me Too, que ha significado un cambio radical en la cultura machista de la sociedad.

Vianney Le Caer / Invision / AP

Según el documento, que aún no muestra el Times, el día en que todo pasó Argento había visitado a Bennett en su habitación del hotel Ritz-Carlton en Marina del Rey, en la costa de la ciudad de Los Ángeles. Allí habrían bebido, hasta que Argento lo besó y lo empujó sobre la cama, le bajó los pantalones y le hizo sexo oral, después se puso encima de él y mantuvieron relaciones sexuales.

En la carta, se explicita que el agravio de Bennet viene de la mano con la presencia de Argento en los medios como víctima de acoso sexual, haciendo revivir el episodio al actor. En la misma carta, se menciona como Bennett siempre vio la relación que mantenían con Argento -que él conoció a los ocho años- como la de una madre y su hijo. Ahora esto se ve corrompido.

Puede interesarte