Por Fernanda Peña
11 mayo, 2017

La pequeña Kaylee sufre autismo y no pronuncia palabra: «Al ver el video, sientes ganas de llorar. Es repugnante».

Quizás el dolor más grande para una madre o para un papá, es ver que alguien le cause dolor físico o emocional a su hijo(a). Y ya podemos imaginar la impotencia y la rabia que sintieron Madeleine y Nicholas Rushing de Illinois (Chicago) cuando descubrieron un video en el que la acompañante de la ruta escolar golpeaba a la pequeña Kaylee, su a su hija autista de seis años.

ABC7

La cadena ABC 7 reveló el material, donde se ve a la mujer gritando y apuntando su mano hacia la pequeña Kaylee, quien debido a su condición, no habla.

Según el diario Metro Uk, las personas con autismo sienten miedo de perder el control de lo que ocurre, porque el mundo puede resultarles impredecible y a veces angustiosamente confuso. Y es eso justo lo que vimos en la pequeña Kaylee: en el video la pequeña está angustiada y no entiende lo que ocurre.

Mientras tanto la mujer, en medio de su furia, se descarga abofeteando a la niña en repetidas ocasiones.

Se desconoce aún por cuánto tiempo la acompañante del bus escolar habría tratado a los golpes a Kaylee. Los padres no estaban al tanto de la situación, hasta aquél día en que el superintendente de la zona local les mostró el horrendo video.

«Sientes ganas de llorar, cuando eres la mamá y ves esto sientes que es repugnante».

-manifestó Madeleine Norley a ABC7.-

Mientras tanto el padre, Nicholas manifestó a la CNN que nunca se había sentido tan furiosos y que el video realmente rompió su corazón.

La pareja no estaba al tanto pero sí habían visto cómo la actitud de su hija a los extraños, por esos días, había cambiado notoriamente. 

Según ellos, la mujer se habría acercado demasiado a Kaylee, invadiendo su espacio personal y ésta respondió escupiéndola. Al parecer este fue el detonante de la conducta agresiva -y excedida-, de la mujer.

Los padres de Kaylee decidieron dejar la investigación del caso en manos de la policía.

¿Hasta cuando con los adultos que no entienden que los niños son un mundo completamente distinto y que nada se negocia a los golpes?

Puede interesarte