Por Daniela Morano
2 abril, 2019

Cuesta creer que esta realidad está más cerca de la que uno cree.

A pesar de que estamos en el año 2019 siguen existiendo muchas personas en varios países (72, para ser exactos) que creen que la homosexualidad es alguna especie de enfermedad. Según Renato Sabbadini, director ejecutivo de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex en España estos países consideran que ser LGBTQ un crimen y mientras eso sea así «no viviremos en un mundo libre».

«En la última década los estados que persiguen a homosexuales han bajado de 92 a 82 y creo que con el tiempo mejorará», pero que «difícilmente veremos algún cambio significativo en la próxima década en Arabia Saudita o Irán», afirmó.

AP

En esos países las relaciones entre personas del mismo sexo son castigas con la pena de muerte por lo que no se les aconseja viajar a estos países o territorios que formen parte de ellos. Sin embargo existen países con buenas leyes, como Brasil, donde de todas maneras ocurren uno 300 ataque al año, especialmente contra transexuales y activistas.

Entre los países más peligrosos se encuentran Egipto, donde más personas homosexuales han sido encarceladas, unas 500, según el sitio 76crimes. Otro es Arabia Saudita donde se han condenado a 260 personas en los últimos años, y finalmente Marruecos.

Pixabay

Uno de los casos más conocidos en los últimos meses fue el del joven marroquí conocido sólo como «Mahir», quien estuvo dos meses en prisión por tener fotos de su novio en su celular. El artículo 489 del Código Penal marroquí estipula que «quien cometiere actos indecentes o contra natura con otra persona de su mismo sexo, será penado con prisión de entre 6 meses y 3 años y una multa de 200 a 1.000 dirhams».

Mahir se memorizó el código, tras lo cual se dio cuenta que «vivo en una ilegalidad permanente. No puedo vivir libremente ni demostrar amor a no ser en la intimidad de mi casa y sin levantar sospechas a los vecinos».

Pixabay
Pixabay

Mientras que en esos países se paga con prisión, en otros como Rusia e Indonesia la situación es aún más grave. Stewart recuerda que el año pasado en la República semi autónoma de Chechenia se «llevó a cabo una purga anti-gay en la que 100 personas fueron detenidas y más de 3 asesinadas».

Asimismo en Indonesia los mismos políticos han creado leyes que castiguen a quienes son abiertamente gays.

ILGA

Lamentablemente no se ve como que esta situación vaya a acabar pronto, pues es fundamentalmente una manera de mantener a su gente controlada y castigarlos por ser diferentes a quienes tienen el poder.

 

Puede interesarte