Por Fernanda Peña
10 enero, 2017

«Perdí a mi familia porque el autobús me llevó a mi casa y nadie estaba allí».

La conductora del autobús escolar hizo una parada en la autopista Canton y dejó a Julianna Pimentel de 6 años, parada al lado de la carretera. La pequeña estaba sola, visiblemente asustada y confundida. Por suerte, una investigadora privada llamada Jane Holmes, pasaba en su auto y se detuvo al notar algo inusual.

«Estaba corriendo y caminando, corriendo y caminando. La encontré llorando».

-dijo Holmes.-

Debido a su profesión, Jane tiene una cámara de video y GPS que captura todo lo que ocurre frente a su auto.

Así fue como quedaron grabadas las imágenes de la niña, solitaria en plena autopista. Holmes no dudó en hacer un giro para atender a Julianna, quien entre lágrimas gritaba:

«Perdí a mi familia porque el autobús me llevó a mi casa y nadie estaba allí».

Pero al no conocer los detalles de la situación, Jane Holmes decidió conducir a la menor al departamento local del Sheriff para que las autoridades lograran contactar a sus padres, para contarles que habían encontrado a su hija parada en una autopista.

Los asustados padres contaron que se había acordado con la conductora del autobús, que debía llevar a Julianna a su guardería en la autopista Canton, y no a su casa.

«Conozco el mal que hay y esa niña podría haber sido secuestrada».

-expresó la investigadora sobre el porqué decidió salvar a la pequeña.-

Tras las investigaciones del distrito escolar, la escuela decidió despedir a Shelly la conductora del autobús de 48 años, que estuvo a cargo ese día.

Acerca de su conducta negligente, esto fue lo que comentaron los padres de Julianna:

«Me parece justo porque ella es una adulta y expuso a mi hija al peligro».

-expresó el padre, satisfecho con la medida adoptada por la escuela.-

La mujer literalmente odiaba su trabajo.

Puede interesarte